viernes, marzo 09, 2007

Jesús es de aquí

¡Con la Cuaresma llega el fervor religioso! ¡La Virgen! ¡Acabáramos!

James Cameron, el megalómano director de esa ignominia multioscarizada que es Titanic, proclama en un documental que Jesús no resucitó.
Sostiene la conjetura de que mantuvo una relación con María Magdalena, con quien tuvo un hijo llamado Judá, y que los tres fueron enterrados en Jerusalén.

El tipo se basa en una teoría que afirma que diez osarios encontrados en un suburbio de Jerusalén contienen los restos mortales del redentor y familia.
En lo que no ha reparado la lumbrera de Cameron, es que por esos lares hay tantos Jesuses, Marías y Judás como Lópeces y Garcías en los camposantos de nuestra geografía.

Su próximo proyecto es un monumental biopic que narrará la vida y milagros de Charlton Heston.
El reparto, encabezado por el propio Heston (si consigue acordarse de los diálogos), lo completan Nancy Reagan, George Bush senior, Arnold Schwarzenegger, Pat Wayne, Mel Gibson en calidad de narrador y Condooleezaa Rice (por lo de cumplir con la cuota de integración racial).
La película iba a titularse en un principio Gun Crazy, pero como el título ya está cogido, la llamarán Sed de Gun; hay que ganarse al cada vez más numeroso público hispano.

Desde que Cameron ha abierto la veda, no han parado de sucederse las sandeces.
Varias cabezas pensantes han corroborado que los descendientes de Jesucristo se afincaron en Cataluña.
Hace algunos años, un catedrático de micología de alguna universidad de provincias declaró que Cristóbal Colón era del Ampurdán, tierra de insignes navegantes.
Los polacos , que en el fondo siempre hemos querido ser gabachos, actuamos como los moradores de esa nación soberbia que abusa de la crema de leche y que se jacta de que Picasso y Buñuel eran franceses.
La patria del camembert tiene muchos puntos en común con Austria.

Ya lo dijo Billy Wilder:
-Los austríacos son gente muy lista, convencieron al resto del mundo de que Beethoven era asutríaco y Hitler alemán.

Puede que las aseveraciones de Cameron y del maestro de Osona no sean tan descabelladas.
Borren de sus mentes cualquier película que hayan visto de Victor Mature, ni crucifixión, ni redención, ni nada de nada.

El profeta tiene un buen trabajo en una ebanistería.
Vive feliz con su mujer y su retoño en un céntrico adosado a un tiro de piedra del Muro de las Lamentaciones. Arovecha los festivos para pescar, predicar y sorprender a propios extraños con algún milagrejo que otro.
El taller es absorbido por una multinacional romana y los doce tipos que trabajan allí acaban en la calle.
Echa mano de la indemnización y el finiquito y se convierte en el orgulloso propietario de Parquets Flotantes La Ascensión.

La cosa va viento en popa, un tribuno romano, muy satisfecho con sus servicio, le recomienda que traslade el negocio a la emergente zona de Tarraco, donde por lo visto se está construyendo una cosa bárbara.

Los Nazareth deciden instalarse en Salovum (la actual Salou). El éxito les sonríe. Jescristo inicia una exitosa carrera como constructor, y su mujer, rememorando épocas pasadas de nocturnidad y alevosía, abre el primer pub de la localidad.

Allí han continuado hasta nuestros días.
Debido a las múltiples invasiones y agresiones lingüísticas que a lo largo de los años ha sufrido nuestra sacrosanta tierra, el patronímico ha ido cambiando y nadie sabe a ciencia cierta como se apellidan los descendientes del Mesías.

Juan Antonio Samaranch se ha puesto en manos de dos eminentes genealogistas.
Mientras descubren si hay o no parentesco, ha pedido una subvención al COI para realizar un montaje de la Pasión de Cristo.
Huelga decir que se ha adjudicado el papel protagonista.
La función, a puerta cerrada, se representará el domingo de Ramos en el Turó Parc.
A pesar de lo avanzado de su edad, Don Juan hará gala de su impresionante condición física aguantando con falangista estoicidad el tormento de la cruz.
¡Qué carámbanos!

A los únicos que no les ha hecho un pelo de gracia que campen por nuestras tierras los descendientes del Nazareno es a los capos de la O.N.C.E.

¡La ruina padre!

1 comentarios:

Anonymous elmundoensusmanos ha dicho...

¡Cuántas estupendas películas se podrían haber rodado con el dinero que costó la brasa de Titanic!
Y lo mismo respecto a cualesquiera película que cueste tanto dinero. Deberían prohibir el gasto desmesurado en las películas o cuanto menos debería haber un consejo de notables (diez directores de contrastado reconocimiento) que diesen su visto bueno a cualquier proyecto de película que cueste más de equis dinero.
De esta manera se ahorraría mucho dinero que podría reinvertirse en proyectos buenos, no se llenaría las salas de películas rotundamente prescindibles ni se haría jaque mate a la inteligencia de los que nos gusta el cine.
Respecto a la descendencia de Jesucristo valga confirmar el hecho indubitado (cotejado por expertos americanos) que en la actualidad hay una vasta estirpe descendiente del mismo en el Montsià, Ribera de Ebro, en Ibiza y en el Alto Ampurdán: Prácticamente todos son pescadores pero la línea materna ha impuesto rasgos físicos que alejan su aspecto del del redentor. No obstante me reitero en la catalanidad de la descendencia de Cristo (ver Science 265 marzo de 2004).
emil

12:23 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal