viernes, julio 06, 2007

Villa y Corte



¡Feliz fin de semana!

3 comentarios:

Anonymous Nessuno ha dicho...

Maravillosas dotes para amar propias de Castilla, esa región española a la que se han exilado los Soberanos, para desgracia de los barceloneses. La "penya soberana" ya no recordamos cuándo fue el último concierto en la capital catalana. Sí, tocan en bodas exclusivas, conciertos con martinis en petit comité para la gauche divine ... pero conciertos para los barceloneses nanai de nanai. Quemados por el asfalto, hastiados por subvencionar el hotel de Scarlett Johannson sin poder siquiera rozarle un mechón de pelo, torturados a diario por el nefasto establishment político catalán, ya no puede el barcelonés disfrutar de eso que antes era un gran acontecimiento, una razón de felicidad para abandonar el lecho, ¡un bendito concierto Soberano en Barcelona, joder!
La "penya soberana" ha decidido por unanimidad y sin debate previo emigrar a la capital del Reino. Otros tristemente han optado por arrojarse al Besós.

¡Maldita sea el centralismo!
Un abrazo melangioso!

Nessuno y
los nessuneados

11:23 p. m.  
Anonymous Lina Morgan ha dicho...

Me consta que dos de los miembros del conjunto piden asilo político cada vez que actúan en la capital.

La situación a nivel musical es insostenible en la Ciudad Condal.
O cierra las salas el ayuntamiento, o los ineptos que programan y dirigen los garitos se lo ponen cada vez más difícil a los músicos.

Siempre sale más barata la música enlatada,la maldita codicia que asola Barcelona y el resto de España.

Otro factor no menos importante es que la gente de menos de treinta años ya no suele ir a conciertos.
Se divierte en las macrodiscotecas o en las grandes superficies.

Es algo totalmente coyuntural, políticas al margen.
En la capital del Reino la situación tampoco es muy halagüeña.

Siempre quedarán los odiosos macrofestivales, o tocar en el metro previo casting. Usted mismo.
No se me tire al Besós que no lleva agua, morrazo de órdago.

Un abrazo churretoso,

Lina

9:42 a. m.  
Anonymous Nessuno ha dicho...

Querida Lina:

Agradezco sus consideraciones que aunque son desalentadoras, responden a la realidad.

Aquí sólo quedará pagar 40 euros por ver a los Pets, a los Rollings y otros, pero nada de conciertos de solera, eso no se lleva aquí con la honrosa excepción de los pueblos.

Creo que recomendaré a la penya soberana que abandone Barcelona para participar en comunidades menos populosas y más humanas, donde a buen seguro hay más conciertos y más económicos.

Damos ya por perdido poder visionar el arrrollador directo de quien dio nombre a nuestra penya, pues han quedado confirmadas las afinidades e idilio entre los músicos soberanos y la megalópolis del Oso y el Madroño.

Y ya como el Madrid se haga con la liga, nos arrojaremos al Ebro.

Saludos,
Nessuno

1:59 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal