miércoles, abril 18, 2007

Del Gólgota a la Santa Sede



Estimado lector,

sirva este artículo como replica a los amables e ingeniosos comentarios que suscitó el escrito anterior.
Señalar que mi anticlericalismo no se debe en ningún caso a algún curita melindroso excesivamente efusivo a la hora de corregir los deberes.
En la vida, a excepción de mi bautizo (mis padres, en contra de su voluntad, se vieron obligados por las circunstancias de la época) o de la boda de algún amigo creyente, he asistido a una ceremonia religiosa.
Estudié, gracias a Dios, en un colegio laico bilingüe donde la tolerancia y el respeto eran moneda de cambio.
Jamás he tenido trato o contacto directo con ningún representante de la Iglesia. No sé de ningún familiar que haya sido ordenado, esté en Misiones o viva en un convento.

Un abrazo,

Ivo



Ha llovido mucho desde que los romanos acostumbraban a crucificar al personal en el Monte Gólgota.

Muy a menudo olvidamos que Jesús sólo fue un ajusticiado más, y no el único inocente, a juzgar por lo mal que debía funcionar la magistratura ya por aquel entonces.
Kirk Douglas también sufrió el tormento de la cruz, todos somos Espartaco, Tony Curtis se libró por jeta y guapito de cara.

Cosas de la Lex Romana.
"Trabajen los del Templo de Salomón. Yo no pedí el traslado a esta pocilga. Con lo bien que se estaba en Capri.
Antonino, bájate a la taberna y súbete unas cervezas kosher bien frescas, unos bocadillos de pastrami y dos aspirinas. Calorazo que hace. Imposible echarse las siesta con todos esos tipos pegando gritos delante del Muro las Lamentaciones.
"

La resurrección de Cristo, y algunos milagrillos que ejecutan los Apóstoles, consiguen que en poco tiempo se conviertan al cristianismo numerosos incrédulos.
Se apuntan los de Antioquía, se convierte Saulo y tiene lugar el primer Concilio Ecunémico.

Se establece el monacato, el demonio de la carne, y se instituye una sólida jerarquía.
En reunión plenaria se acuñan los términos herejía, toda doctrina que contradice la verdadera fe cristiana (la mar de tolerante) y cisma: bajo cisma se comprende una opinión errónea relacionada con algunos conceptos de la fe, cuando todavía no está perdida la esperanza para corregir a los extraviados (el que no piense como yo es un descarriado).
Se inventan también, con sinuosa y retorcidísima intención, el Pecado original, miedo da pensar cual hubiera sido el devenir de la historia si a Eva le hubiera dado por las sandías.

La candidez y la pureza del mensaje del Nazareno da paso a un discurso sobrecogedor. Sólo obtendrán la salvación eterna aquellos que cumplan con todos los preceptos que marca la Iglesia.
Quien ose dudar o discurra de otra manera será condenado.
Si el redentor pasó las de Caín es culpa de todos nosotros.
Amenaza, estigmatización, martirio, alarma, misoginia, canguelo, aflicción y crueldad extrema.
Pánico en las calles.
Ya tenemos sentadas las bases del tinglado.

Los beneficios se disparan.
Aquellos que pueden permitírselo venden hasta a su madre por el eterno perdón, los más desfavorecidos contribuyen con lo poco que tienen, todo sea por mantener la línea.

En 1054 se produce un cisma entre la Iglesia Oriental y la Iglesia Occidental.
El asunto explota cuando sorprenden en el único restaurante griego de Roma a varios obispos armenios dando cuenta de un shasliki de cordero en viernes de Cuaresma.
Insisten en que habían pedido salmonetes, pero que Zorba, dueño del establecimiento, se había equivocado al tomarles nota.
Dos de ellos se mesan las barbas, un tercero exige a gritos el libro de reclamaciones.

Algunos siglos más tarde, Martín Lutero, harto de que se vendieran indulgencias y bulas como churros, usted pague religiosamente la cuota que yo le perdono lo inexcusable y le reservo una parcelita la mar de recoleta en el Cielo, escribe sus tesis reformistas.
El Papa León X pronuncia la celebre frase "los escritos son propios de un borracho alemán que cambiará de parecer cuando esté sobrio" (de vital importancia han resultado las cervecerías en la historia de Alemania).
Martín, que además de curda es tachado de hereje, se desmarca de la Iglesia.
Inicia La Reforma y cometé, harto de la hipocresía eclesiástica en lo que a la castidad y el celibato se refiere, la osadía de contraer matrimonio.
No olvidemos que el de Nazareth también tuvo pareja.

Nace el protestantismo y sus numerosas variantes.
George Bush se sirve de la gracia que le concede ser Adventista del Séptimo Día para llevar la palabra del Todopoderoso a aquellos países que más lo necesitan, al refrán me remito, "la letra con sangre entra".
Lutero, majo, ya podías haber montado un puesto de salchichas.

Desde su fundación hasta nuestros tiempos, "La Empresa" ha seguido cometiendo innumerables tropelías:

reclutar a la población para sus cruzadas, asar a la parrilla al personal, torturar al que hacía sus pinitos leyendo, cobrar impuestos desorbitados, abusar de mujeres y niños, refutar la teoría de la evolución (no va a estar Dios hecho a imagen y semejanza de un monito), hacer la vista gorda durante el Holocausto, apoyar dictaduras, ensañarse con represaliados políticos, condenar a muerte a millones de personas prohibiendo los métodos anticonceptivos, tratar la homosexualidad como una pecaminosa disfunción, rechazar el derecho a una muerte digna, vedar la interrupción de embarazos no deseados, etcétera, etc.

Duda cabe de que el mundo sería un lugar mucho más hermoso si la religión no hubiera guiado con mano de hierro los pasos de la Humanidad desde tiempos inmemoriales.

Padre, ni hablar de perdonarles porque saben perfectamente lo que hacen.

6 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Sí, sí, lo que quieras, pero vaya bufas que tiene la Soraya esa.

8:17 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

totalmente de acuerdo José María, digo Ivo, con la trascendental importancia que han ostentado las cervecerías en la historia de Alemania. Que se lo digan a las elegantes fuentes que adornan sus bellas plazas. (Breve inciso: me permito recomendarle vivamente las crónicas de Eugeni Xammar escritas desde la Alemania de entreguerras y que publicó la editorial Acantilado)
Por cierto, siguiendo su sabio consejo, he adquirido ese disco de Sinatra que recomendaba hace tiempo, September of my years. Lo que no sé es si debo esperar al otoño. Mi ánimo fluctúa en función de los cambios atmosféricos, como le pasa a todo el mundo. Además, me gusta estrenar los discos en el momento oportuno. Agradecería conocer su reconocido criterio al respecto, antes de rasgar el celofán.
Mis más cordiales saludos,

6:34 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Jerry Lewis y el theremin

http://www.youtube.com/watch?v=OrY8T07OhdM


ya sé que no tiene nada que ver, jo!


Isa Cebú

8:16 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Apreciado Ivo:

Tus comentarios se antojan acertados todos y cada uno de ellos.
En el mundo loco y cruel que vivimos y ha vivido la historia, la iglesia no es más que un agujero negro oscurantista y pernicioso que ha aportado poco bueno. Sólo Jesús y San Francisco son presentables y acaso positivos, todo lo demás morralla. Y quien no lo comparta que visione "El Nombre de la Rosa" y vea lo vilmente que se puede morir envenenado con tinta por la sana intención de leer unos libros graciosos que susciten risa.
¿Quienes alumbraron a la "civilización" con su filosofía? Los griegos.
¿Quienes aportaron astronomía y matemáticas? Los incas (o mayas, no recuerdo) y árabes.
¿Qué aportan los papas a la cultura? Sida, inhibiciones, y peor hipocresía que la de los políticos.

Yo estudié en Jesuitas y excepto un par de cosas no les debo absolutamente nada, sólo les debo a mis padres el dineral que se dejaron en ellos.

12:51 a. m.  
Blogger Ivo von Menzel ha dicho...

Reverenciado compadre,
el toro por los cuernos.
El viejo Ojos Azules jamás dudó a la hora de arrancar el celofán de su cajetilla de Chesterfield.
Prescinda de estaciones, el cambio climático nos está ahorrando esa molestia.
¿Septiembre, abril? ¿Qué importa?
Tan sólo un ruego, a pesar del calor inclemente, no se deje llevar por la bermuda. Escuchar a Sinatra tiene su liturgia.
Exige corrección en el vestir, media luz y una ausencia total de bebidas refrescantes carbonatadas.
El maestro arregla un día negro, un corazón roto o la más espinosa cuestión isotérmica-isobárica.
Le tomo la palabra y acudo raudo a mi librero en busca de la obra que usted menciona, pinta estupendamente.
Prost! Zum Wohl!

Un abrazo,

Ivo

12:12 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Vaya, cuantos palabros. De bufas, ni una letra.





Hank Ler Damen

2:23 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal