jueves, abril 05, 2007

San Dino

¡Feliz Pascua, amigos!

Prescindan de Vía Crucis, flagelos, expiaciones, cilicios y penitencias.
Diviértanse.
Así lo hubiera querido el Galileo.
Siendo Jesús un tipo cabal, bondadoso, ecuánime y enemigo del sufrimiento como era, no tiene ninguna lógica que actuara como nos ha vendido la sacrosanta Iglesia durante todo este tiempo.

¿Me van a dar el paseíllo los matasietes de Poncio Pilatos?
¿Crucifixión has dicho?

¿El sindicato no me respalda?
Olvidarse de lo de poner la otra mejilla y de los de los peces y los panes.
Quien calla otorga.
Si te he visto, no me acuerdo.
Amos anda, no quiero cuentos con serranos, otro se las componga.

Yo renuncio.
Búsquense a otro Mesías, pongan un anuncio por palabras en el Heraldo de Jerusalén.
Lo mío es la ebanistería.
Me voy pa la serrería que tengo un montón de encargos atrasados y todavía faltan muchos años para que los bárbaros del norte inventen el IKEA.
Y a las dos viene mi María con la tartera.
Hoy toca humus, ensalada de berenjenas, pescado relleno y tarta de queso.

Otro gallo cantaría si no hubiéramos hecho caso de las monsergas y pamemas vaticanas.
Tanta sangre derramada para nada.
Se mortifiquen otros.

Les dejo en la inmejorable compañía de un hombre que hizo de la alegría, la cortesía, la elegancia y el sentido del humor una forma de vida.
Tomemos ejemplo.

¡Alabado sea Dean Martin!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal