jueves, diciembre 07, 2006

Ruego me disculpen

Queridos amigos,
por motivos ajenos a mi voluntad, exigencias laborales, me ha resultado del todo imposible, y muy a mi pesar, escribir una sola línea para el blog a lo largo de esta semana.
Ruego acepten mis más encarecidas disculpas.
He echado mano de mi modesto fondo de archivo y me he topado con una entrevista de lo más jovial que nos hizo hará cosa de algunos meses la revista Freek Magazine a los Soberanos.

Confío resulte de su agrado.

Aprovecho esta misiva para invitarles a un pequeño evento:

Nos complace invitarles a la epatarrante sesión de música enlatada que El Trío Calaveras, compuesto por tres pesos pesados del levantamiento de jarra, campeones invictos de la barra fija y noctámbulos irredentos de la Ciudad Condal (Gabi Soto, Pablo Jiménez e Ivo von Menzel), ofrecerá el día nueve del presente (Sta. Leocadia), a partir de las once de la noche en el coolest place in town de Barcelona, The Rat King.

Sábado 9 de diciembre, 11 de la noche
El Trío Calaveras (pinchadiscos retrosincris)
en
The Rat King

Pasaje Marimón, 17 (entre Muntaner y Casanova)



¡Copas! ¡Diversión! ¡Charme! ¡A touch of class! ¡No se lo pierdan!
La dirección del establecimiento ruega un mínimo de higiene personal y corrección en el vestir. Muchas gracias.



ENTREVISTA APARECIDA EN LA REVISTA FREEK MAGAZINE

Se dice, se cuenta, se rumorea que cuando se creó el grupo allá por el 96, ninguno de sus fundadores tenía ni pajolera idea de tocar… ¿es cierto? (Ahora mismo lo disimuláis muy bien, chicos…)
¿Qué lenguas viperinas afirman tal cosa? ¡Vil calumnia! ¡Ponzoñosa mentira!
Los Soberanos son músicos consumados, virtuosos, Paganinis.
Los fundadores se conocieron en el Conservatorio Wolfgang Amadeus Mozart de Salzburgo, donde cursaban un seminario estival de perfeccionamiento de técnica instrumental. Ivo, el cantante, pasó ese verano estudiando con Alfredo Krauss, nuestras coristas, Cris y Ceci, hacían sus pinitos bajo la tutela de Victoria de los Ángeles.
Decidimos montar la banda como mera diversión, pensamos que la música ligera no tenía porque estar reñida con la clásica. Pregúntenle a Luis Cobos.

¿Fue esa inexperiencia la razón de tardar casi diez años en sacar un LP o había otras razones de fuerza mayor?
¿Ya han pasado diez años? De todos es sabida nuestra proverbial pereza. No, ahora en serio, no creemos que la demora se deba a nuestra inexperiencia, hoy en día, con las nuevas técnicas de grabación, puedes conseguir que un mindundi con un Casiotone desafinado suene como la E.L.O.
La cosa va por otros derroteros, los más que patéticos triunfitos pueden vender millones de copias masacrando un tema de Los Brincos, pero si te dedicas a rescatar canciones pop españolas de los sesenta, te ganas el destierro discográfico. Hasta ahora nadie había reparado en nosotros.

Aunque lo vuestro sea el maratón ye-yé, os atrevéis con versiones de artistas dispares: Bruno Lomas (“Ayer cumpliste los 16”), Los Flecos (“Vales poco para mí”) o el mismísimo Dúo Dinámico (“Amor amargo”). ¿Cuál es el criterio de selección a la hora de abordar tanto clásico?

El criterio de selección es de lo más sencillo, basta que sean canciones de los años sesenta.

No se os escapan ni los hits de allende el océano: Caterina Caselli, el “Bad Boy” de Larry Williams y el “Soldier of Love” que inmortalizaran los Beatles o ese pedazo de “For Your Love” que Graham Gouldman regalara a los Yardbirds… ¿Lo de hispanizar las versiones es un guiño al pasado o simples ganas de reivindicar nuestro idioma? (¡Santiago y cierra España!)
Somos un conjunto ye-yé, que no un grupo sixtie, y aquí durante la década prodigiosa lo que estaba a la orden del día era traducir los temas al castellano, el público prefería las versiones en español de Los Mustang que los temas de los Beatles. También cantamos en italiano, lo cual también es muy ye-yé.

Ya que hablábamos de los Fab Four: en el seno de vuestro grupo hay seguidores de los de Liverpool como Pablo, el teclista, y fans acérrimos de los Rolling como Albert, el batería. ¿No surgen las típicas disputas entre mitómanos?
No hay discusión posible, a excepción de Albert todos somos fans acérrimos del mejor grupo de todos los tiempos, de la banda con mayúsculas: The Beatles. Cuando Albert se pone muy pesado reivindicando a los Stones, no nos queda más remedio que recurrir a la violencia. Más de una vez hemos estado tentados de colgarlo de una farola, pero luego recordamos las sabias palabras del maestro Lennon, “Give Peace a chance”, y las aguas vuelven a su cauce.

Curiosidad, ¿es cierto que algunos de Los Soberanos se convierten en los Soberbeats ciertas noches de luna llena para homenajear a los de Liverpool?
Totalmente cierto, aunque siempre tocan en la intimidad y en círculos reducidos.

Un exSoberano, Adriá, e Ivo, vuestro vocalista, también andan en Los Waldorf Astoria. ¿Qué podéis contarnos de estos chicos? ¿Compartís escenario en algunas ocasiones?

Ivo dejó el grupo hará cosa de unos meses, le resultaba muy difícil poder compaginar los dos grupos, así que se decantó por Los Soberanos. Los Waldorf Astoria es un grupo que hace versiones muy peculiares de clásicos del punk. Una fusión imposible entre los Pistols, Dean Martin, Ramones y Frank Sinatra.

En vuestro “Maratón Ye-yé” atacáis aquel “Estando contigo” con el que nuestra Concha Bautista nos hizo entrar en Eurovisión (aunque quedáramos los novenos…), ¿por qué a nadie se le ocurre contar con vosotros para un evento así? ¡Si sois la solución para volver a llevar la ilusión a nuestros hogares!
Porque nosotros nos negaríamos en redondo, pollo. Ni por todo el oro del mundo ¿Qué pintan cinco señores vestidos de traje y dos educadísimas señoritas en Eurovisión, rodeados de macedonios depilados que bailan con abanicos, letones con pinta de macarrilla, malteses sensibles que interpretan horrendas baladas pseudoétnicas dedicadas a su madre y drag queens escandinavas? ¿Los Soberanos entre semejante patulea? ¡Válgame Dios!

Más estrellas que en el cielo: habéis compartido tablas con los Hermanos Calatrava y Fernando Esteso. ¿De quién fue la idea? ¿Siguen estando en forma? Supongo que el humor coyuntural de Esteso se resentirá más que las marcianadas de los Calatrava…
Fue cosa de Fernando Muñiz, personaje que urdió la delirante idea del Spanish Bizarro. Los Calatrava están en plena forma, son unos profesionales de tomo y lomo, gente muy llana y sencilla, la mar de majos.
Don Esteso, llamémosle Espeso, sigue anclado en los tiempos de la transición, whisky en vaso old fashion, puritos Cafe Creme y sidral psicotrópico a porrillo. La noche anterior se había pegado una sonada juerga, una vez en el escenario balbuceó un monólogo y le cantó una delirante jota a los Calatrava. Luego, antes de desmayarse, se retiró con muy buen criterio a su camerino.
Ya ve lo que se ha resentido su humor coyuntural...

Vuestro CD regala, de propina, un vídeo realizado por José Roberto Vila, el director de “See You Later Cowabunga”. Hace poco entrevistamos a Jess Franco en estas mismas páginas y nos decía que Vila es un loco. Encantador, pero loco. Más incluso que otros cineastas similares en nuestra geografía como Pedro Temboury… ¿Es cierto? ¿Y cómo diablos tantos chiflados acaban juntos?
¿José Roberto Vila, loco? A nosotros nos pareció un tipo la mar de normal, de lo más corriente y moliente, un caballero de modales suaves y hablar tranquilo. Lo que no sabemos es como no se volvió majara intentado dirigir el videoclip. Teníamos que rodar en la terraza del piso donde vivía Emanuele, el guitarra. No paró de llover en toda la mañana, así que decidimos rodarlo en el comedor, comedor de reducidas dimensiones, todo sea dicho.
Imagínate la escena, era equiparable a la del camarote de Los Hermanos Marx, con la diferencia de que todos nosotros íbamos trompas perdidos, éramos ingobernables.
¿Loco? ¡Un santo varón con más paciencia que Job!

Más nombres propios: con el corazón en la mano, ¿qué ha supuesto para vosotros alguien como Juan de Pablos?

Juan de Pablos es un tío grande, nos ha ayudado muchísimo pinchando desde que empezamos nuestras maquetas en su programa de radio. Si no fuera por él, muchos grupos de este país no hubieran salido a la luz. Ha ayudado a muchas bandas noveles de forma desinteresada. Es una bellísima persona y un gran comunicador, amén de una eminencia en lo que a música se refiere, le hemos dedicado éste nuestro primer disco, de rigor.

Y una última pregunta: las dos chicas del grupo, ¿cómo llevan eso de estar en una banda que se llama Los Soberanos? ¿Recordáis aquello de “es sólo cosa de hombres”?
A nosotros el coñá ni fú ni fá, somos eminentemente cerveceros, así que hacemos oídos sordos al eslogan de Soberano. En nuestro grupo son las señoras las que llevan los pantalones. Negocian todos los bolos, son muy duras de pelar, alguna vez que ha habido bronca con algún indeseable, han sido ellas las que se han metido en faena, sueltan unas galletas de órdago, nosotros no queremos estropearnos la manicura ni arrugarnos la ropa. Pablo, nuestro teclista, dixit: "Pégame, por favor, pero no me manches el traje".

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal