lunes, noviembre 13, 2006

La conexión ucraniana


Ucrania, esa gran desconocida.
Debo admitir que hasta hace muy poco lo único que sabía de tan remoto territorio era que allí tuvo lugar la catástrofe de Chernobyl y que bordan el pollo a la Kiev, un delicioso a la par que hipercalórico plato de pollo empanado relleno de mantequilla que ya quisiera haber inventado el sureño coronel Harland Sanders, alias “El envenenador” .
¿Conciben ustedes algo más aterrador que pasar la tarde en esa morgue llamada Kentucky Fried Chicken mascando grasientas especialidades de rara avis rodeados de parados crónicos, vagabundos y revolucionados púberes acneicos?

Durante esta última semana, por cuestiones meramente casuales, he estado en constante contacto con tan curioso país. Todo empezó cuando uno de mis hermanos me recomendó la lectura de “El último territorio” de Yuri Andrujovich, un divertidísimo compendio de artículos que describe sin sesudeces, con sarcasmo y no poca acidez, la compleja realidad de Ucrania.
Al día de iniciar la lectura, una encantadora pareja amiga desde hace años y ahora vecina, nos dejó a mi mujer y a mí “Everything is illuminated”, reciente película independiente cuya trama transcurre en esta nación.
Basada en la novela de Jonathan Safran Foer, narra la historia de un joven judío estadounidense que viaja a Ucrania en busca de la mujer que salvó a su abuelo de los nazis.
Es una lástima que tan prometedora cinta se diluya y quede en nada por un irritante abuso de tratamiento visual y exceso de música. Transcurridos veinte minutos de metraje, cuesta distinguir el filme de un anuncio de automóviles.

Padezco, desde hace ya bastantes años, una, yo creo que justificadísima, animadversión al cine moderno. Siempre he creído que desde mediados de los años sesenta del pasado siglo, salvo alguna honrosa excepción, no se ha estrenado una maldita película decente, decadencia atribuible al fin del glorioso sistema de estudios, al retiro de los pioneros y a la irrupción de los muchachos de las barbas y del Cahiers dú Cinema, repugnante libelo; y más tarde al control de las películas por parte de mercachifles y sanguijuelas de cuello blanco que poco o nada saben del oficio, en una misma junta directiva venden sin despeinarse carburantes, refrescos carbonatados y guiones; y a la eclosión de nuevas tecnologías que han desvirtuado por completo tan noble espectáculo. Han leído bien, espectáculo, no olvidemos que el cine nació como una atracción de feria que con los años alcanzó la categoría de arte, pero siempre sin olvidar que lo primero era entretener al respetable.

Hoy en día sólo existen dos tipos de películas que me hacen bostezar a partes iguales:
acción a raudales, efectos especiales a cada paso, psicóticos movimientos de cámara, música histérica, actores chiquilicuatres y barbilampiños, mujeres que han estudiado interpretación en la sala de operaciones de un cirujano plástico, humor zafio, escatología barata, diálogos bochornosos, disparos en las rodillas, perritos mordedores de entrepiernas a los que se rescata de las garras de la muerte practicándoles el boca a boca, soporíferas exhibiciones de artes marciales...

Si por el contrario es usted de los que reniegan del cine comercial, prepárese a soportar diálogos interminables, latosas disertaciones, feísmo, reivindicaciones panfletarias, sordidez, actores aficionados, pedantería ; siempre podrá epatar al público de la minúscula sala riéndose durante el pase de una película iraní antes de que aparezcan en pantalla los subtítulos, no olvide a su vez llevar bajo el brazo biografía o estudio del director del tostón cuando esté haciendo cola para comprar las entradas, de rigor tomarse varios cafés muy cargados después de la función, más que para comentar lo visto, para recuperarse del duermevela provocado por tres horas y media de cine africano.

Cierro la conexión ucraniana con una triste noticia.
El sábado pasado nos dejó Volodymyr Palanyuk, más conocido como Jack Palance, duro entre duros, a la nada desdeñable edad de 87 años.
Según su representante el fallecimiento se debió a causas naturales ¿Cómo demonios se muere uno de manera natural? Es ley de vida que un día u otro tengamos que perecer ¿Pero que hay de natural en espicharla?

Jack Palance, hijo de un minero ucraniano, quien antes de dedicarse a la interpretación picó carbón con su viejo, fue boxeador profesional y veterano de la Segunda Guerra Mundial, tuvieron que reconstuir parte de su cara que quedó desfigurada cuando se incendió el avión que pilotaba, encarnó a lo largo de su extensa carrera cinematógrafica a villanos de todos los pelajes.

Su rostro inquietante de marcados pómulos y pequeños ojos maliciosos, su metro noventa y su voz grave casi de ultratumba le relegaron a ser el malo de casi todas las películas en las que actuó.

Debutó en la pantalla grande en 1950 en la magnífica “Pánico en las calles” de Elia Kazan.
En mi modesta opinión, su interpretación más memorable es la del frío, silencioso y desalmado pistolero Jack Wilson en “Raíces profundas”, western de westerns.
Palance actúo como secundario en un sinfín de películas y series de televisión, en los años sesenta y setenta, al igual que muchos compañeros de su generación, tuvo que trabajar por razones pecuniarias en olvidables, la gran mayoría infames, coproducciones europeas.
Como curiosidad señalar que encarnó a dos monstruos de la era moderna, el Conde Drácula y Fidel Castro.
En 1992 recibió un oscar al mejor actor secundario por su interpretación en “Cowboys de ciudad”, donde deja a la altura del betún al estomagante Billy Cristal.

Famoso por la humildad con que sobrellevaba su carrera y por su sentido del humor, generalmente se refería a la mayoría de sus papeles como “basura” y señalaba que la mayoría de los directores con los que había trabajado eran “unos incompetentes que ni siquiera podrían estar dirigiendo el tráfico”.

Dios no quiera que la actual y futuras generaciones lo recuerden únicamente por su actuación en “Bagdad Café”.

15 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

mjmjh

12:04 p. m.  
Blogger Ivo von Menzel ha dicho...

¿Carraspeo, fallo de tecleo o ucraniano?
Tan crítptico como Tarkovsky pero gracias a Dios mucho más breve.
Gracias por tan sincero comentario.

Un abrazo,

Ivo

12:15 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

YA NO CONOCES NI A TU MUJER !!
SOY ANGELS, ES QUE ESTABA PROBANDO. BUENO, YA QUE ESTOY , APROVECHO PARA FELICITARTE DE NUEVO POR LO BUENO QUE ME PARECE EL BLOG. Y , TOTALMENTE DE ACUERDO, NADA PEOR QUE UNA TARDE EN EL KENTUCKY. PERO... RESPECTO DE LOS PERRITOS MORDEDORES DE ENTREPIERNAS QUE RESUCITAN CON EL BOCA A BOCA, ADMÍTELO PÚBLICAMENTE! SI SE TE SALTABAN LOS LAGRIMONES DE LA RISA!

1:24 p. m.  
Blogger Ivo von Menzel ha dicho...

¡Sedición! ¡Alta traición!
¡Falacias!¡MENTIRA!
También me río con Benny Hill y con Bonilla y Resines en Los Serrano, pero eso no quiere decir que sean buenos programas y series.
Era algo metafórico, puse ese ejemplo como puedo poner muchos otros.
El cine y los espectadores merecen mucho más respeto.
Claro que nada es peor que tener que tragarse esa espantosa serie, obvia, tontolina, evidente, de función de colegio, pseudomoderna a la vez que provinciana, gazmoña, aburridísima, poco sutil y tristemente separata que es "Porca miseria".
Encima han cambiado el día de emisión y no puedo ver a los Alcántara, coñe.
¿Alguien se anima constituir el club de odiadores irredentos de Joel Joan?
¡Dos Padre Nuestros por la memoria de Groucho Marx!
¡Alabemos a Preston Sturges!

Celebro que te guste el blog.
Nos vemos en casa.

Un beso,

Ivo

1:43 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

POR GROUXO MARX, TRES AVEMARÍAS MÁS !
COMPARTO CONTIGO QUE "PORCA MISERIA" ES OBVIA, EVIDENTE Y SOBRETODO PROVINCIANA, VALE QUE JOEL JOAN ES LAMENTABLE EN MUCHOS SENTIDOS ( A SUS IRRUPCIONES "FUTBOLÍSTICAS" ME REMITO), PERO DENTRO DEL PANORAMA TELEVISIVO ACTUAL , "PORCA MISERIA" ES DE LO MÁS DISTRAÍDO QUE HAY. Y , BUENO, COMO LO CORTÉS NO QUITA A LO VALIENTE , TENGO QUE MENCIONAR A SU FAVOR LA BUENA PLANTA QUE TIENEN JOEL JOAN Y SU HERMANO FICTÍCIO LA SERIE , EN FIN,POCAS COSAS MÁS TENGO QUE DECIR EN SU DEFENSA. BUENO, GANAS TÚ ! A PARTIR DE AHORA COMPARTIREMOS LAS NOCHES DEL MIÉRCOLES CON LOS ALCÁNTARA.

2:55 p. m.  
Blogger Ivo von Menzel ha dicho...

¿Buena planta?
Pero si tiene pinta de icterícico, y como se dice por estos lares, el chaval "bruteja". Tiene algo de grasientín que sugiere que no es muy amigo del jabón y el champú.
Como actor, sigue aferrado a todos los tics y manierismos del Institut del Teatre, cantera de lo "mejorcito" de Cataluña.
A eso hay que sumarle que su escuela fueron los lamentables culebrones de TV 3 y las penosas series de las privadas, y que el pobre, más tonto que Pichote, además de un adonis se cree todo un intelectual. Amigo Joan, no basta con leerse "L'auca del Sr. Esteve", a Pedrolo, Porcel y Don Mickeys en catalán, amén de acudir a los estrenos nocturnos con gafas de sol y poner cara de gilipollas para ser dramaturgo, guionista y director de este, "nuestro pequeño gran país".
De no ser ultranacionalista, dueño de una visión histórica digna del menos dotado de todo el cotolengo y tener el apoyo de la tova (TV3) y demás estamentos públicos catalanes, lo hubieran corrido a gorrazos hace tiempo ¡No estaría ni vendiendo palomitas en los multicines ni de acomodador en los teatros!
¡Basta ya de ridículos retratos de treintañeros en ciernes!
¿No sabes hacer otra cosa, majete?
Discrepo también de la supuesta belleza del que hace de su hermano en la ficción, otro con aspecto enfermizo, como todos en la serie ¿Será el estrés que genera el vivir en un metametrópoli equiparable a Londres o Nueva York como es Barcelona? Menudo cuajo ¿Estarán jodidos del hígado por el exceso de butifarra con secas?
La verdad, un tío que basa su método interpretativo en no parpadear y en impostar la voz, rompiéndola constantemente para parecer más interesante, no me dice nada en absoluto.
Los jueves son para los Alcántara.
¡Vivan los desplantes tabernarios y los gritos en la mesa de Imanol Arias!
¡Ya está bien Merche, leches, como quema el cocido!

3:43 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

QUE CONSTE QUE EN CUANTO A PLANTA SE REFIERE, NO TE LLEGAN A LA SUELA DE LOS ZAPATOS,EH? QUEDE CONSTANCIA DE ESO.
PERO, FEOS, FEOS, TAMPOCO SON, EH?...SECTOR FEMENINO DEL BLOG! REVELAOS! HAY ALGUIEN AHÍ? MAMA,MANIFESTAT!! ENTONCES, CONFIRMO: VEREMOS A LOS ALCÁNTARA.
AHORA HABRÁ QUE VER QUÉ PASA LOS MARTES CON "HOUSE", JI, JI ...

4:10 p. m.  
Blogger Ivo von Menzel ha dicho...

Muchas gracias, y las que usted tiene.
Buenoooooooo,
el tema series hospitalarias merece un artículo en el blog.
¿Cómo le puede atraer a la gente ver bisturíes y gente entubada?
Grima me da.

5:21 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

¿Y quien coño es PICHOTE?

8:46 a. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

PUES CREO QUE FUE UNO QUE METIÓ "ESO" EN UN BOTE, SEGÚN DICE EL REFRANERO POPULAR...

9:00 a. m.  
Anonymous Gabi. ha dicho...

¿En un bote?
Amb quin proposit?
Yo tenía entendido que Pichote fue el que se cayó de espaldas y se rompió el....tabique nasal.
Jack Palance de pequeño me daba un yu-yu...como Vincent Price o Peter Lorre...¡menudos caretos!

un abrazo,
Gabi.

9:59 a. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hola, como amiga de tu mujer, Susana, tengo que darle la razón de que Joel Joan está buenisisisisisisismo....... Aunque para mi gusto hay otros actores aún mejor, si cabe...

Asimismo tengo que felicitarte porque me parece un blog estupendo, escribes muy bien, que por cierto ya se lo he comentado a Angels, unas cuantas veces en lo que va de mañana..... ya ves trabajando como la que más.....

Pues na niño, que te animo a que sigas con esto, igual dentro de poco te vemos en la tele, en el club de la comedia.... o con tu propio programa jajajaja

saludossss
Susana

11:28 a. m.  
Blogger Ivo von Menzel ha dicho...

Querida Susana, dichosos los ojos ¿Qué tal todo?
¿Pero tú no trabajabas como porgramadora y relaciones públicas del bar La Raspa de Madrid?
Eso tenía entendido.
No me comparen al boletaire de Joel con Gary Cooper, Clark Gable, Errol Flynn, Cary Grant, Tony Curtis o Paul Newman.
Eso si que era clase.

Muchísimas gracias por tus amables palabras, a ver si desbancamos a Emilio Aragón, grima dan sus monólogos.
Por Dios, póngase de nuevo el camisón rojo, el bombín y la nariz de patata.
¡Nunca debió salir del cico Popoff!
¡Arghhhhh!

Un beso,

Ivo

11:39 a. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

jajjaa. Bueno lo de relaciones públicas lo dejé, era muy estresante y sacrificiado... Aunque si sé de algún trabajillo interesante, como estoy en este mundillo pos ya te lo haré saber..
Comentando ahora con tu mujer, la verdad es que tengo que darte la razón sobre todo con Cary Grant, me tiene loquita!!!!!!! No me canso de ver Arsénico por compasión, y creo que Apartamento para tres( no estoy segura del título), además de algunas de mi querido amigo Alfred, donde también actúa!!!
Así que no te negaré que arriba Cary, abajo Joel

Saludos
p.d tu mujer me acaba de llamar traidoraaaaaaaaaa

12:00 p. m.  
Blogger Ivo von Menzel ha dicho...

A eso se le llama buen gusto.
Ninguna mujer en su sano juicio puede resistirse a los encantos del galán británico. "Apartamento para tres" fue su última película, y a pesar de tener 62 años, Grant seguía encandilando.
Te recomiendo encarecidamente las magníficas películas que interpretó a las órdenes de Howard Hawks, está soberbio en todas y cada una de ellas, a pesar de ser películas antiguas, son relativamente fáciles de encontrar:
"La fiera de mi niña", "Sólo los ángeles tienen alas", "Luna nueva", "La novia era él" y "Me siento rejuvenecer".
En mi modesta opinión su mejor papel es el de Roger O. Thornhill - George Kaplan en la impresionante "Con la muerte en los talones" de Don Alfredo.
¡Canela en rama!

12:29 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal