martes, septiembre 26, 2006

Esas cañas


Coincidirán conmigo en que uno de los mayores placeres que nos depara nuestro país es sentarse en la terraza de un bar en buena compañía y dar cuenta de un señor vermú. Para mi gusto la mejor época para disfrutar de una terraza en Barcelona es precisamente ahora, entre finales de septiembre y mediados de octubre. La temperatura es muy agradable y los días todavía son largos. En primavera la luz en la Ciudad Condal es cegadora y en verano el insoportable calor húmedo invita a que uno entre en un sitio refrigerado.

El domingo pasado, con motivo de las fiestas de la Merçé, quedamos un grupo de amigos en un local de la calle Carmen. Las mesas estaban decoradas con coquetones manteles estampados, velas y abalorios, todo la mar de étnico, a nuestro lado una chica con el pelo teñido de azul leía el diario Libération, un par de parejas de hombres sensibles vestidos a la última departían amistosamente.
Tras media hora de espera apareció una joven que debía llevar unos tres kilos de quincalla acoplada a la cara. Su jeta era casi tan expresiva como la de Jack Nicholson lobotomizado en “Alguien voló sobre el nido del cuco”, la fobia al agua o la falta de higiene, tómenlo como quieran, debía deberse a un miedo cerval a que se le oxidaran todos los piercings.

Tras tomarnos nota, ardua operación que le llevó tan sólo unos diez minutos, tardó otros tantos en traer la primera cerveza, por lo visto nadie del establecimiento se había molestado en explicarle los rudimentos del manejo de la bandeja. Más tarde descubrí que las bandejas servían como base para cuatro o cinco de plantas de marihuana que cumplían la función de seto.

Una a una fue trayendo las bebidas con mano trémula. La cerveza estaba totalmente desbravada y falta de espuma ¿Nadie sabe servir ya una cerveza como Dios manda en esta ciudad? Como colofón redondeó tan ejemplar servicio portando dos platos que contenían siete tiras de zanahoria y la cuenta, eso sí, en papel reciclado. Éramos cuatro y la broma nos salió a veinte euros, supongo que destinarán parte de lo que recaudan a construir alguna escuela en Nepal o algo por el estilo.

En el resto de ciudades y pueblos de España conservan con orgullo los bares tradicionales, las tascas, bodegas y tabernas. Son una institución, forman parte del paisaje, como la iglesia, el ayuntamiento o la estatua ecuestre de quien ustedes gusten.
Mientras aquí deconstruimos tortillas y acabamos a golpe de maza con todo lo auténtico, en Gijón, Madrid, Sevilla, Bilbao, Murcia o Pamplona, se ponen morados de excelentes tapas, cañas bien tiradas, sabrosas raciones, chatos pintxos y zuritos, y a precios más que razonables.

Desde los tiempos de Porcioles se ha impuesto una barbarie modernizadora que asocia lo viejo con lo mísero y que día tras día está acabando a marchas forzadas con nuestro legado histórico. Los olímpicos delirios de grandeza del Sr. Maragall fueron nefastos, Joan Clos y sus colegas de los andamios y las excavadoras le han asestado otra puñalada a la esencia de la ciudad.

Aquí me lo pones todo nuevo que esto hace muy feo, te voy a dar el teléfono de un primo mío que trabaja fino y es un hacha con lo de las comisiones.

Al tascorro que regenta ese señor que tiene más años que la Moños, le envías una inspección de sanidad y le cierras la barraca. No se puede aguantar el pestazo avinagrado que desprenden las barricas, y esos jamones grasientos colgados del techo, y los encurtidos y salazones, y por favor, esos jubilados con pinta astrosa jugando al dominó, y toda esa porquería, el suelo lleno de colillas y serrín ¡Totalmente insalubre! ¡Muy poco fino! ¿Qué pensarán de nosotros en el resto del mundo?

Barcelona se está convirtiendo, si no lo es ya, en un parque temático plagado de asépticas franquicias para único regocijo de turistas y modernos de pro.
Cada día para ir al trabajo paso por la calle Enrique Granados. Da gusto ver como se desayunan los guiris con toda la calma del mundo su zumito de naranja recién exprimido, su agua Evian, su capuccino, sus tartaletas de frutas y sus galletitas danesas.
¡Ladrones, usurpadores!
¡Hagan el favor de devolvernos los bares con camareros feos que gritan, los bocadillos de barra de medio, el porrón, los chicharrones, los carajillos bien cargados y los quintos a precios populares!

21 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Eso! Devolvédnoslo, joder!

6:23 a. m.  
Anonymous Gabi ha dicho...

Suscribo al 100% tus palabras.Hasta hace unos años esta era la ciudad donde había nacido y dónde me quería morir...Ahora melo estoy pensando... (me refiero al lugar; no lo de morirme).
Y completamente de acuerdo en lo de la cerveza...Abochornante su calidad y su precio.

8:10 a. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

NO a la quincalleria facial!!!!

Por San Moritz!!

Gracias a la birra...
que me ha dado tanto...

saludos,
Garatxema

9:35 a. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Yo también quiero irme p'al pueblo.
Vivan las tapas grasientas y baratas y las jarras de birra bien tirá!
Que le den morcilla a Barsalona !!
Pijos, mamones, josdelagran !!!

Cagontó !

9:38 a. m.  
Anonymous Ufo Azote ha dicho...

Propongo crear la cofradía de los Parroquianos habituales de Bares Españoles Grasientos y Ruidosos. ¡Abajo con la Barcelona de diseño!

12:49 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Yo rendivico tapas, bares de moscas, bocadillos de calamares, limón en la coca cola, menús del día, horchata, tortilla de patatas, turrón, arroz con mariscos, sidra, vino blanco, vino tinto, clarete, chipirones, gambas al ajillo, mondadientes, "a este chupito invita la casa", etc...
¡Que inventen ellos!

1:52 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

1:53 p. m.  
Blogger Ivo von Menzel ha dicho...

¡Vivan las sobremesas que se empalman con la cena y la palomita de anís!
¡Abajo las infusiones!
Increpemos a todos esos guiris forrados sin oficio ni benefio que nos atropellan con sus bicis y enormes perros pastores y que ocupan a media tarde las mejores terrazas para tomarse un té con canela, cardamomo y mariconadas similares!
Montemos a la voz de ya la Cofradía Íberos Tabernarios Amigos de la Hinchazón Higadal

2:02 p. m.  
Anonymous Gabi ha dicho...

¿"mondadientes"?
Se dice palillo, coñe!!!!!

4:00 p. m.  
Anonymous El Gañán ha dicho...

Mimmante palillu en catalan o furgue mular en Ajturia. Choriso, morsilla y botifarra se pegan cosa barbara en lo hueco la muela.
Er resto er testo no lo he casao
¿Ej que en lo bare ya no dan de bebé y de comé?
¿Que quie disí pirsín?
Mu guapa la moza la lustrasion

4:19 p. m.  
Anonymous Tom Violence ha dicho...

!Cúanto cutre y yo que viejo! ¿Hace falta recordar que Barcelona se salva de la necrósis cultural y espiritual en los años ochenta, gracias al diseño y al Seat Ibiza? ¿Alguno de vosotros, necios, ha leído la famosa novela -no la cito; supongo que saben de que hablo- Carmen Laforet? ¿Es esa, precisamente esa, la Barcelona que reivindican? Ah! esa condenada manía, esa perpetua obsesión por mirar al fututo con el cogote! Cúanto mal ha hecho...y cuanto va a hacer! Ser inteligente es, entre otras cosas, adaptarse a los cambios y dudo que ustedes sean capaces de ello....Cualquier tiempo pasado fue mejor?...desde luego...y saca el guïski cheli!!

7:41 p. m.  
Anonymous Comeme el nabo, Tom ha dicho...

¿Necrosis Cultural?
¿Necios nosotros?
¿Ya estamos faltando?
Seguro que te gusta el techno...(perdon: la "electrónica")
¿Trabajas para el achuntament?
¿Diseñas?
¿Sexo por trabajo?
Mal vamos....

8:23 a. m.  
Blogger Ivo von Menzel ha dicho...

Estimado Tom,

antes de la transcición y hasta los primeros ochenta Barcelona vivió un cierto despegue cultural. Cuando se adueñaron de la ciudad los botiflaires, los hijos de industriales de pueblo y los andamios, caímos en el más negro de los pozos, y dudo mucho que jamás nos recuperemos. Si para usted cultura es equiparable a Cobismos, bares donde te dejas el culo, por lo incómodo de los taburetes, no me malinterprete; exposiciones, obras de teatro, conciertos y películas de los mismos Marianos de siempre ¿Para cuándo estatua de Maria del Mar Bonet en la plaza del Rey? Raves pesudojipiosos multiétnicos, carnavales para que los bailen los alcaldes, fórums desaforados y festivales de casiotone y rula, Dios no pille confesados, apaga y vámonos.
¡Viva el Campo de la Bota!

12:03 p. m.  
Anonymous Tom Violence ha dicho...

"Anoche soñé que volvía a ...¿Manderley? No! Al Bar "Sporting Macarenos", a tomarme unos ganchitos y beber una fanta de naranja..." Vuestro síndrome de Peter Pan es escandaloso. Ese negarse a crecer, esa nostalgia de un pasado siempre mejor, ese eterno retorno a lo archisabido, lo controlado, lo domado, lo administrado, ,lo protegido...Hombre, como categoría estética ("que risa Maria Luisa, ja, ja, ja") o estudio de antropología urbana debe tener su gracia.
Pero, en fin, todo - o casi- es curable. Os recomiendo dejar de acudir los domingos por la tarde a ver Zarzuelas. Ahora el cine es sonoro, ya veréis que sorpresa. Y en la tele hay muuuchos canales.
También se puede viajar allende los mares, incluso con boina.
De modo que com un poco de esfuerzo
igual no enteramos de que estamos en el 2006. Para bien y para mal, como suele pasar.

3:24 p. m.  
Anonymous La Revoltosa ha dicho...

¿Ganchitos y Fanta en un bar? Ta gilipolla.
Una de dos, o el menda este es fan de la Casa Azul, o está terminal es maricón como la copa de un pino.
O las tres cosas a la vez, normalmente suelen ir de la mano.
Vuelve, vuelve a Manderley, majete, que te espera Sir Laurence Olivier vestido de colegiala.

5:43 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Fiestas de la ciudad. Espacio Fórum que hay que rentabilizar como sea para que no digan... Musica de mierda encima de una gran depuradora. Escenario Movistar, escenario MTV... Una fiesta o un anuncio ?
La birra, en vaso de plástico y corta, a 3€. Fiestas populares donde las haya !

7:36 p. m.  
Anonymous Comeme el nabo, Tom ha dicho...

He recapacitado,Tom;de hecho me siento orgulloso de vivir en una ciudad que lidera todos los rankings:
-La vivienda más cara y "especulada" de España.
-El peor y mas caro transporte público de Europa.
-La cesta de la compra más cara y un poder adquisitivo por los suelos.
-etc...
Y llego a un bar, me pido una cerveza y me sirven un test de orina y me lo cobran a 3 €
No se de que me quejo...claro que a lo mejor sí....
Tom...que me lo he vuelto a pensar...
¡Que me comas el nabo!

8:06 a. m.  
Anonymous Marky Ramone strikes again ha dicho...

El Tom este es maricón, sin duda.
Hey ho let's go!!!

11:47 a. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

sin duda, sin duda...

7:33 p. m.  
Anonymous alejo.volfstejn ha dicho...

ejem... los bares grasientos siguen existiendo... lo que pasa es que hay que salir de sarria-st gervasi para encontrarlos... que mania le teneis al pobre tom sstia eso de catalunya tolerant ha pasado de moda se ve. por cierto, si hay curro en bcn (que siempre hay) es porque a porcioles se le ocurrio hacer este tipo de ciudad para turistas, que preferis algo mas castizo? pues en santa kemola, vandalona, connnella o sambaudilio teneis bares, discotecas y un millon de extras.

11:56 a. m.  
Anonymous Er Niño Singuerlin ha dicho...

Santaco tiene de to, io mijmamente soi del Singuerlin, el mejo barrio que a pario madre.
El Alejo Grfxbrr, no vea que pellido tiene toa la rason.
En el bar del Casto ponen quinto bien frio y unas tapa que no te la acava.
Barcelona es una puta miedda pa pijo catalufo y guiri, lo unico bueno e que ay alguna que estan de lo má buenorra.
Podei metero vuestra ciudad pol culo.
Viva Santaco!

2:33 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal