martes, febrero 26, 2008

El boxeador croata



La lectura de la prensa matutina suele aportarle a uno más situaciones grotescas y tragicómicas que de otro tipo, pero durante las últimas semanas las declaraciones en tropel de nuestra clase política sobre la crisis de Kosovo, más que nada le han producido ardor de estómago.

La falta de respeto a los cientos de miles de víctimas de las guerras en la ex Yugoslavia y la impunidad con que sueltan sus estupideces es digna de los mafiosos balcánicos más rastreros y criminales.
Allí, desde que en los años ochenta la clase política empezó a soltar la lengua a ver quién la decía más gorda, la situación se ha ido deteriorando hasta alcanzar extremos inimaginables.
En una situación de normalidad democrática uno no abogaría por la independencia de Kosovo, pero moral y éticamente, después de veinte años de represión por parte del gobierno de Belgrado, ¿qué alternativa quedaba?
Mientras la clase política de Belgrado y la población serbia no sufra la catarsis que sufrió Alemania tras las Segunda Guerra Mundial no hay nada que hacer.

Y aquí nuestros políticos brindan con champán por el sufrimiento que ha supuesto esa independencia, como si quisieran lo mismo para nosotros, la independencia cueste lo que cueste.
Debería existir una fiscalía, como la anticorrupción, que controlase los desmanes hablados de nuestra gente pública, la única manera de evitar que la palabra ponzoñosa desemboque en la acción.
España, que estuvo aislada durante el franquismo de Europa, llega tarde a todas partes.
El gobierno español se opone a la independencia de Kosovo, porque nuestra izquierda divina aún recuerda con añoranza la Yugoslavia de Tito, las cacerías con Caeucescu en Rumanía y los restaurantes moscovitas para los diplomáticos (deberían leer las inminentes memorias del cubano Juan Abreu sobre la isla pavorosa del comandante recién jubilado).
Nuestros políticos nacionalistas la defienden como han defendido la de Montenegro, gobernado por un antiguo jugador de baloncesto que se hizo de oro con el contrabando de tabaco (y de otras cosas).
Más nos valdría ocuparnos de nuestro propio patio, pues ha pasado un cuarto de siglo desde que murió el pequeño gallego y el país está a la cola de muchas cosas.
No serán ellos sin embargo los que me amargen el dulce.

En Sarajevo, como en Zagreb, Belgrado o Pristina, sigue quedando gente con la cabeza bien amueblada.
Y uno siempre vuelve de allí con historias increíbles.
En los Balcanes hace tiempo que practican eso que se llama multiculturalismo, son sociedades que han venido mamando desde hace siglos la mezcla, no es nada nuevo para ellos, y por ello, cuando el americano Wilson (como más adelante el británico Owen con Bosnia) desarrolló un plan para la partición de las naciones prisioneras del antiguo imperio de Francisco José según el modelo francés de una nación y una lengua, sembró ya de cizaña un campo que poco después arrasarían el nazismo y el estalinismo.
La herida moral tardará generaciones en curarse.

Se habla mucho de Kosovo, pero apenas se conoce la realidad de los Balcanes.
Desde hace decenios la emigración albanesa que reside en Zagreb se ha dedicado tradicionalmente a la heladería o la panadería.
Como siempre, corren chistes acerca de su forma de hablar y comportarse, pero como en la antigua monarquía austro-húngara estos chistes y roces sirven (cada vez considerados más políticamente incorrectos) como válvula de escape a una convivencia posible y necesaria.
Son las fricciones diarias entre las diferentes comunidades las más fructíferas, las que hacen que un país sea rico culturalmente.

Como las que existen en la capital croata entre las diferentes comunidades.
A la hora de tomarse un helado no existe ningún problema, son excelentes, pero sí cuando uno quiere adquirir un buen pan centroeuropeo.
En mi última visita ese fue uno de nuestros temas de conversación con un viejo amigo. ¿Dónde se encuentra en Zagreb el mejor pan?
Uno diría que en las panaderías antiguas, que utilizan aún leña para el horno y cuya producción es reducida, es decir, que no encargan el pan congelado a una panificadora.
Sin embargo, no es el caso de la capital croata.
Los albaneses se dedican desde hace decenios a este menester y prácticamente han copado la producción industrial de pan, pero con la particularidad que tienen una forma diferente de hacerlo, pues según mi amigo, el proceso de fermentación es diferente.
El hecho es que en las panaderías el pan que se encuentra digamos que es el albanés.

¿Y dónde puede uno comprar un buen pan de centeno de tipo centroeuropeo?
Pues en los pequeños colmados que aún sobreviven en la ciudad y que, a semejanza de los nuestros, tienen una oferta muy variada.

Estos venden un pan especial de un panadero llamado Mravović, el mejor de la ciudad dicen, y que guarda una historia digna de contar.
Mravović fue un importante boxeador de los pesos medianos con una importante y prometedora carrera.
Ágil y técnico tenía una pegada que era como una coz de caballo.
Estaba predestinado a ser uno de los grandes nombres del boxeo internacional y lo normal es que la guerra, el alcohol o las malas compañías la hicieran peligrar.
Pero no, fue una mujer la que le apartó de la gloria del ring.
Su mujer hacía tiempo que era vegetariana (si has nacido en Eslavonia realmente puedes llegar a odiar la carne) y ya estaba probando la dieta macrobiótica.
Mravović le siguió en su particular camino, pero sin abandonar su carrera de boxeador.

A medida que Mravović dejaba de ingerir sus buenos chuletones, sus litros de leche diarios y todo tipo de hidratos de carbono para pasarse a la dieta macrobiótica, su pegada dejó de ser letal y los rivales se aprovecharon de ello.
Sólo le quedaba una opción: o abandonar a su mujer y volver a su vida de boxeador o abandonar la carrera y seguir a su mujer hasta el infierno.
Ya deben saber qué opción eligió.

Mravović efectuó un reciclaje profesional brutal y aprendió el oficio de panadero, pero utilizando harinas sin aditivos y de origen biológico.
Poco a poco sus panes fueron ganando el mercado y hoy se disputa con los albaneses la venta en la capital croata.
Ignoro si ambas partes han recurrido a actividades mafiosas para afianzarse en el mercado, pero de momento ambos conviven y se ganan la vida.

Mravović ya sólo se pega con la masa de pan.

Maximilian von Czernowitz

8 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

No había ninguna otra opción válida. Hay ahora dos corrientes internacionales al respecto. La de apoyo y reconocimiento (Francia, Italia, Alemania, Reino Unido ,Estados Unidos, países algunos de ellos con movimientos independentistas internos) y por otro lado la de Serbia, Rusia y España. Bonitas las banderas españolas entre los serbios. ¿Cuántos estados nuevos han surgidos estos últimos años? Macedonia, Montenegro, Eslovenia, Eslovaquia, Letonia, Estonia, Lituania, Croacia, Ucrania, Bielorusia y un largo etcétera. ¿Cuáles serán los próximos ? ¿Flandes y Escocia, quizá? ¿Qué problemas ha habido? Ninguno, excepto en los territorios en los que los se quería impedir el ejercicio de un derecho democrático y mayoritario (caso de Serbia o caso de Rusia con Chechenia). ¿Son viables los nuevos estados, algunos pequeños y otros grandes? Pues parece que tan viables como los que ya existían, pequeños y grandes tambien. No hay ninguno de ellos que desee la reversión al estado anterior o dependencia o integración o lo que sea contra su voluntad. Otra cosa es que voluntariamente deseen ingresar en organismos internacionales cediendo parte de su soberanía.
Por otra parte, no veo nada de extraño en que un partido independentista brinde por algo que considera (como en decenas de recientes casos) un precedente para sus legítimos objetivos : el reconocimiento internacional de la independencia. Y tampoco me extraña la postura oficial de España , que queda alineada con Serbia y Rusia, pues consideraría una contradicción reconocer independencias y no reconocer el derecho a la autodeterminación en el País Vasco , por ejemplo, que podría conducir o no a la independencia. Lo que no explica España es como gestionaría después en kosovo ese empeño de mantener la unidad de la patria serbia "a cualquier precio" una vez retiradas las fuerzas internacionales. ¿Qué proponen allí , una autonomía, una federación, una confederación, un estado unitario? La independencia es una solución que a España no le gusta . ¿Cuál es entonces la solución que propone España, que yo no me he enterado?

1:32 a. m.  
Anonymous Max von Czernowitz ha dicho...

Querido anónimo,

la paranoia del nacionalismo hace que, como los burros, miremos sólo hacia adelante. Y así nos va. Después del siglo más sangriento de nuestra historia seguimos empecinados en los reinos de taifas. Yo nunca brindaría por el terror y el trágico destino de cientos de miles de familias.

10:40 a. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

¿No es , en cambio, nacionalismo, pretender una Serbia unida a cualquier precio? ¡Por favor, si son los que la han liado en todas la ex-repúblicas! ¿Le parecen taifas tambien las repúblicas ex-soviéticas y volvería por tanto a la Unión? ¿Quien tiene la vara de medir de lo que es o no es un taifa? ¿No lo es Luxemburgo o Malta y sí Montenegro? ¿Es sólo una taifa lo que rompe un status quo cuya existencia no se quiere ver que es tambien otra arbitrariedad?

El Sr.De Carreras, en su nacionalismo español camuflado de "no nacionalismo", llegó a escribir el otro día : "Bendita la antigüa Yugoslavia, donde vivían en armonia....". Es decir, para "no sentar precedentes que nos toquen a nosotros" (que es lo que realmente le preocupa, como a los Ciutadans que interpelaban sin cesar sobre la cuestión, cosa rara siendo no nacionalistas), es capaz de defender una "armonía" basada en una dictadura comunista de las más siniestras. Pues , ánimo, bendita la Unión Soviética tambien.
Esto recuerda a los que en los 70 se oponían a la ley del divorcio diciendo que se acabaría separando todo el mundo. Pero ¿cuál es la alternativa? ¿la convivencia forzosa? Que pasaría si hubiera dentro de 30 años cincuenta estados más en el mundo que se organicen por su cuenta y abiertos a un mundo globalizado. Pues nada. Lo cual no quiere decir que uno no pueda expresar sus preferencias por, por ejemplo, una España como Estado Unido , o bien federada con Portugal o bien por una Cataluña o Pais Vasco independiente. Lo que no es justo es llamar nacionalistas sólo a unos y no a los otros. O lo son todos o no lo es nadie. Son propuestas diferentes que pueden ser votadas y aprobadas o no.
Todos llevamos supongo como utopía la inexistencia de los estados y todos hermanos y tal.
Ya digo, Francia , Italia, Alemania, Reino Unido y Usa, lo han aprobado. Y los españoles y los serbios, no. Quizá será que los de la primera lista son nacionalistas paranoicos y los de la segunda no.

2:03 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Estimado anónimo,
me temo que no ha captado usted el intríngulis del artículo.
En ningún momento pone en duda la legitimidad de la independencia de Kosovo (más al contrario), lo que deplora es que algunos brinden por ella como si estuvieran en plena calçotada.
Una cosa es aprobar la independencia, pero brindar por un proceso que pende de un hilo, que ha costado miles de víctimas y que se cobrará todavía más muertos (los Balcanes son un polvorín), denota una total falta de sensatez, sensibilidad y seriedad.
Que nuestro gobierno no la reconozca también tiene tela (pero por lo menos han sido más discretos).
De nuevo todos nuestros políticos (de Avinyonet a Móstoles) vuelven a demostrar su valía.
¡Bochornoso!
Compararme países donde no se ha derramado sangre con zonas en constante conflicto, me parece cuanto menos imprudente.
Las armas no conducen a las urnas.

Saludos cordiales,

2:43 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

La prensa europea rebosa de artículos sobre la actitud española, todo los discreta que usted quiera. El brindis no era en este caso muy estético, aunque sí el reconocimiento y la bienvenida, como han hecho casi todos los países.En la ex-Yugoslavia, varias de las independencias han sido absolutamente pacíficas (Eslovenia, Macedonia,Montenegro), hubo conflictos armados en Croacia y la gorda fue la de Bosnia (con participacion estelar del nacionalismo radical serbio en ambas).
Y en cuanto a los nacionalismos como fuente de las guerras del siglo XX, le diré que en muchos casos es así, pero que el concepto "nacionalista" debería definirse y homogeneizarse etimológicamente de una vez por todas para que , al menos, sepamos de lo que estamos hablando y podamos constatar si estamos de acuerdo.
Nacionalismo con funestas consecuencias fue el alemán y su (lo escribiría mal) ansía de ensanchar fronteras y de germanizar buena parte de Europa y por ello invadieron desde Francia hasta Rusia. O lo que hizo en su día Napoleón. Luego están los humillantes colonialismos que todos los europeos hemos practicado cuando hemos podido y así tambien los racismos , las xenofobias y los totalitarismos comunistas (no necesariamente nacionalistas). Ahora , donde quería llegar : me parece injusto aplicar el término nacionalista (e incorrecto autoaplicárselo) a aquella nación , territorio , país, que desea autoadministrarse desvinculándose de un Estado hasta el que en ese momento pertenece y máxime si esa propuesta se hace con rigor democrático , mayorías cualificadas en participaciones y apoyos a la propuesta , sin ningunas ganas de invadir a nadie y con total intención de ser una democracia e integrarse en los organismos internacionales. No veo yo ahí ningún nacionalismo asesino vinculado al independentismo pacífico y sí en cambio lo ha habido cuando desde fuera de esa comunidad se ha intentado impedir. ¿Hasta dónde llega ese derecho autodeterminativo? No lo sé, pero tampoco diré que no existe. Hay estados con más de mil millones de personas y otros con sólo unos pocos miles . Bienvenidos los que vengan y, si son para evitar conflictos , brindaré aunque con agua, para que usted no se enfade y para mostrar mi cordialidad pero ningún sospechoso entusiasmo.

4:57 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

A MI ME PARECE MUCHO MAS GRAVE NO RECONOCER A UN ESTADO QUE HACER UN BRINDIS DE BIENVENIDA, QUE SE SUPONE INAUGURA UNA OPCION DE PAZ, QUE POR ESO SE HA HECHO, DIGO YO.

7:54 p. m.  
Anonymous HALCÓN MALTÉS ha dicho...

NUNCA ENTENDERÉ PORQUÉ EL SER HUMANO TIENDE A DESTRUIRLO TODO SOBRE SU PASO, AUNQUE SOMOS RACIONALES, NOS COMPORTAMOS PEORES QUE LOS SERES VIVOS QUE NOS RODEA, CRITICAMOS AL VECINO, PRESUMIMOS POR LA ÚLTIMA ADQUISICIÓN, QUE A LO MEJOR ES UN ABURRIDO FELPUDO PARA LA ENTRADA DE TU PISO. ES RIDÍCULO PERO DESDE QUE SOY NIÑA SIGO VIENDO QUE LA GENTE SE RIGE POR EL CONSUMISMO Y EL MATERIALISMO Y LOS SENTIMIENTOS LOS HEMOS OLVIDADO EN UN CAJÓN DEL CONGELADOR DEL FRIGIRÍFICO, MIENTRAS SIGUE HABIENDO DESTRUCCIÓN Y MUERTES SIN QUE NADIE MUEVA UN DEDO. TODAVÍA RECUERDO LOS SERMONES QUE DABAN EN EL COLEGIO DONDE ESTUDIÉ... LAS SALESIANAS Y TE VENDÍAN UN DOMUN PARA SALVAR LAS VIDAS DE MILES DE NIÑOS ¡QUÉ DIGO, MILLONES DE ELLOS!!! CALCOMIDOS POR LAS MOSCAS. Y TODAVÍA, AÚN SE SIGUEN MURIENDO. Y LOS MÁS PODEROSOS DISCUTIENDO POR EL MISIL MÁS AVANZADO Y MÁS RÁPIDO EN ANIQUILAR. ES INCREIBLE PERO CIERTO. YO ALGÚN DÍA TENDRÉ QUE MORIR Y MI HIJO SEGUIRÁ VIENDO LO QUE LLEVO YO VIVIENDO DESDE QUE TENGO USO DE RAZÓN. MARÍA EUGENIA RUIZ. UTRERA. SEVILLA.

12:23 p. m.  
Anonymous HALCÓN MALTÉS ha dicho...

CONSIDERO LAS DICTADURAS SOBERBIAMENTE INHUMANO.MI ABUELA ,TODAVÍA CUENTA LAS DESDICHAS QUE TENÍAN QUE PASAR CON UN MANDO Y OTRO.ES CRUEL PENSAR QUE MUCHOS SE APROBECHAN DE ESAS CIRCUNSTANCIAS DESTRUYENDO FAMILIAS,DEJÁNDOLOS EL LA MISERIA SIN COMERLO NI BEBERLO...CON UNA EXCUSA INDESCIFRABLE QUE SÓLO LOS POLÍTICOS ENTIENDEN PARA SU BOLSILLO.MIENTRAS NOSOTROS SOMOS PEONES EN UN JUEGO QUE NOS HAN OBLIGADO A JUGAR...MIENTRAS NOS ROMPEMOS EL LOMO PARA TIRAR HACIA ADELANTE...Y ALGUNOS TIENEN EL DERECHO DE QUITARTE LA VIDA.TENGO TREINTA Y TRES AÑOS Y JAMÁS ENTENDERÉ POR QUÉ PASAN ESTAS COSAS Y DEBEN MORIR TANTOS INOCENTES.CREO QUE LOS IDEALISMOS HAN DESAPARECIDO,LOS HAN PROHIBIDO,PONIENDO EN SU LUGAR A LA INTOLERANCIA...TODOS TENDRÍAMOS QUE TENER UNA ABUELA QUE NOS CONTASE TODO LO QUE PASARON Y ASÍ ENTENDERÍAMOS TODO LO QUE SUFREN CON LAS DICHOSAS DICTADURAS.¿HABRÁ ALGÚN DÍA PAZ Y DIGNIDAD EN EL MUNDO QUE VIVIMOS?MARÍA EUGENIA.UTRERA.SEVILLA.

11:53 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal