viernes, septiembre 21, 2007

Banderas de nuestros padres



Sigo sin salir de mi asombro por la reacciones (algunas de ellas bastante enardecidas) que ha suscitado el artículo Cuatro barrotes que colgué el pasado diez de septiembre.

Por más que releo el escrito de Arcadi Espada (con el que muchas veces no estoy de acuerdo, en muchas ocasiones tampoco estoy de acuerdo conmigo mismo), no entiendo como ha podido generar tanta polémica.

Pone en jaque a un puñado de políticos, arremete contra, la mayoría de las veces, ridícula manera de conducirse de nuestros mandatarios y se cachondea de procederes trasnochados y esperpénticos (ofrendas florales, loa a la bandera, fanfarrias desgranando himnos, manos en el corazón y ojos anegados en lágrimas).

La intención del mismo (no es más que una opinión, y como tal totalmente subjetiva) es equiparable a la meta que persigue el equipo de Polònia, uno de los mejores programas de sátira política de la televisión pública catalana realizados en este país (no deja de ser otra opinión).
Estarán de acuerdo conmigo en que tachar a este espacio de nacionalista español es un auténtico despropósito.

Es triste constatar que cuando se toca el tema nación (nacionalidad, país, Estado, Reino o lo que a ustedes más les apetezca) se destapa la caja de los truenos.

Afloran la crispación, el razonamiento monolítico, la riña y el desatino (no es el caso de las exégesis de los lectores de este blog, todas, salvo algunas deshonrosas excepciones, acertadas y muy mesuradas).

Cuando sale a la luz la cuestión Cataluña-España ( o viceversa) surge un sentimiento cainita y la forzosa obligación de tomar partido y sumarse a las filas de los únicos (por desgracia) dos bandos existentes.

Me importan un bledo (a la vez que me dan cierto canguelo) las enseñas, estandartes, blasones, oriflamas, cánticos patrióticos, epinicios, gestas nacionales, marchas triunfales, jubileos, reconquistas, centenarios y milenarios.

Tres son multitud, a la vista de una turba suelo poner los pies en polvorosa (siempre hay algún plomo, panfleto en mano, a la caza de adeptos).

No creo en más banderas que las que ponen sobreaviso en la playa (suelo estar en el chiringuito, el agua ni tocarla) o la pirata cuando la ondea Errol Flynn.

Muy útil resulta también la gay, le evita a uno acabar tomándose una cervecita rodeado de drag queens y hombres sensibles aficionados a la fotodepilación.

Para muchos resulta inadmisible e inconcebible que alguien no se sienta identificado ni se conmueva con ningún color.

Sucede muy a menudo, el personal se asombra cuando afirmas sin tapujos que detestas el fútbol (la verdad, me resulta soporífero ver corretear por un prado a tiarrones en calzón corto), pero lo que se niegan a aceptar es que a pesar de que no te guste ese deporte no seas seguidor de ningún conjunto.

Hombre, eso no cuela, de algún equipo has de ser.
Pues mire usted, de gustarme la práctica del balompié, me identificaría con la formación que menos balones tire fuera, no impepinablemente con la de mi población de origen.

No se salga por la tangente, no vaya de apátrida descreído porque no se lo traga nadie.
De nuevo el pensamiento único.
O rojo o azul, el gris (en todos sus matices) resulta francamente inadmisible.

Se me antojan igual de integristas determinados ceremoniales que se repiten año tras año en la Diada (¿No les parecería más civilizado que la fiesta nacional se celebrara el 23 de abril en que se reparten libros y rosas y no en un día que conmemora un brutal a la vez que innecesario baño de sangre?) que la inmensa bandera española que preside una céntrica plaza de Madrid o las negras procesiones e interminables desfiles que sufren los habitantes de la capital (de España, del Estado Español o de lo que menos coraje les de).

Tan cabestra resulta (en plena democracia) la quema de fotografías de los Reyes como el secuestro de una revista satírica por supuestas ofensas a la Corona (y no escondo mi condición de monárquico).

Tan estúpido es lamentarse continuamente de lo acontecido hace casi 300 años como el boicot a los productos catalanes (ustedes se lo pierden) o la indignación que despertó en su momento la “indebida expropiación” de los papeles de Salamanca (al César lo que es del César).

Son igual de reprobables las agresiones de los Maulets que la persecución y censura a la que se han visto sometidos algunos artistas y escritores por sus declaraciones (veáse el caso, entre muchos otros, de Pepe Rubianes, Juan Abreu o Leo Bassi).

Igual de imbécil (y muy poco práctico) resulta perder todo una jornada de pleno parlamentario probándose camisetas que tirarse los trastos a la cabeza en el Congreso por baladíes cuestiones identitarias (a ver quien la suelta más gorda) deformadas por años de revanchismo (de un lado y del otro).

El discurso patriótico (económico, romántico, encubierto, suavizado, de conveniencia, hipócrita, de izquierdas, centrífugo, derechón, centrípeto o de rajo y tripa) es siempre el mismo.

Me merecen tan poca confianza Doña Esperanza Aguirre (repartidora de mástiles), el Señor Carod Rovira (monísimo con corona de espinas en viaje oficial a Tierra Santa), Angelito Acebes (amante de las Flechas y Pelayos y Legionario de Cristo; lo bien que se llevan nacionalismo y religión, cuanto nacionalista furibundo ha pasado por el seminario), Don Rodríguez Ibarra (Juan Carlos y cierra, España) que Artur Mas (hasta hace muy poco Arturo, incorporado al catalanismo, rebautizado Artur, cuando cobró su primer sueldo de la Generalitat).

Ya lo dijo en su tiempo el gran poeta Miguel Hernández refiriéndose a la Guerra Civil:
“Esto no es una contienda, es un ajuste de cuentas”.

Y aunque ahora estamos algo más civilizados (en años de democracia sólo han asesinado E.T.A. o los G.A.L.), ese espíritu prevalece.

Parafraseando a Juan Marsé, cuando me hablan de banderas me llevo la mano a la cartera.

Al respecto y para finalizar, un fragmento de diálogo de esa joya que es Casablanca:

Mayor Strasser (Conrad Veidt) dirigiéndose a Rick Blaine (Humphrey Bogart):

STRASSER: Usted enfatiza lo de "Tercer Reich", ¿acaso espera otro?
RENAULT: Personalmente, me adaptaré a lo que venga.
STRASSER: ¿Cuál es su nacionalidad?
RICK: Soy borracho.


¡Feliz fin de semana!

21 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Yo soy partidario de la independencia de Cataluña. Si a usted le da igual, no veo la polémica por ningún sitio.

7:02 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

"Igual de imbécil (y muy poco práctico) resulta perder todo una jornada de pleno parlamentario probándose camisetas que tirarse los trastos a la cabeza en el Congreso por baladíes cuestiones identitarias"
Lo siento, pero lo de las camisetas resulta patético sólo por un lado.

Una cosa es que quiera jugar Cataluña con Usa o con quien sea y que se le impida y que entonces se ponga de manifiesto esta injusticia.

No hay "contrapartida". NADIE, ABSOLUTAMENTE NADIE en Cataluña postula porque no juegue la selección española contra quien quiera ni menos por prohibirlo !! se trata de quejarse de la prohibición.

Polònia hace sátira de todo el mundo, de "aquí" y de "allí". Nadie además se queja - muchos han hecho cameos, Carod, Adrià, Maragall, Saura, etsc..los de "allí" no que son más serios - porque hay ironía, talento y humor a raudales pero no mala leche pura y dura como la que destila Espada, no sólo en este artículo, sino en su permanente aire indignado.Yo no veo el arículo "Cuatro barrotes" nada humorístico, lo veo escrito desde un resentimiento brutal. Muchos - de todo signo -escriben contra los rituales trasnochados, pero ...."Cuatro barras, cuatro barrotes. Vísperas.Pónganme un poco de música que voy a decirlo: Cataluña es una víspera que antecede a nada". Veremos, si como en Polònia pero con infinitamente menos gracia tambien hace alguna sátira el 12 de Octubre

9:35 a. m.  
Anonymous Pajarico ha dicho...

Poco o nada debería importarle lo que le importe al resto que sea usted partidario de la independencia de Catalunya.

¿Cree usted que antes que solventar todos los problemas infraestructurales (que no son pocos) han de perder horas y dinero de los contribuyentes debatiendo el importantísimo asunto de la selección?

1:14 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Pues que no nos estafen más. Ese "déficit estructural histórico" que no niega nadie, puede llamarse sangrado o esfafa o lo que usted quiera

2:24 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

No me ha ententido , pajarico.
Yo no soy neutral en esta cuestión, sino que tomo partido :estoy a favor de la independencia de Cataluña.
Lo único que quieo poner de manifiesto, como igualmente intentó el Sr.Papucinski, es que el autor de este blog TAMPOCO es neutral, aunque , con su admirable prosa y elocuencia, intente parecer lejano al tema. El autor es monárquico y está a favor que Cataluña siga formando parte o perteneciendo al Estado Español.
Tanto la postura del autor , que es la defensa del status quo (o sin el nuevo Estatut) , como la de la independencia, son eso :posturas distintas. Lo que no me gusta es hacer ver que "lo normal" es lo que hay y los que quieren cambiarlo son unos obsesos , unos nacionalistas. En cambio , los otros no son nada, todo les da igual, son ligeros como el viento. Pues no. A mi modo de ver, ninguna de las dos posturas es nacionalista si se defiende con elocuencia y educación. Dejémonos de nacionalistas y antinacionalistas. Son preferencias y, sujetas a la democracia, pues se acabó el problema.

6:19 p. m.  
Anonymous The feast of te Mau-Mau Let ha dicho...

Nuestro país lleva 293 años ocupado por los Borbones.
Soy firme partidario de la independencia, siempre que la Vall d'Aran, Vic y Cervera no formen parte de los Països Catalans, durante la invasión de 1714 sus habitantes fueron partidarios de Felipe V.
¡Al fossar de les moreres no s'enterra cap traidor!

7:07 p. m.  
Blogger Chenker ha dicho...

Qué aburrido se ha vuelto este blog...
Por cierto, España y Catalunya me la sudan. Son dos países evidentemente cutres. En uno ensartan animalitos durante una ceremonia cruenta, cuyos protagonistas se hacen llamar "maestros" y en el otro suelen defecar al raso, protegiéndose siempre la testa con un ridículo gorrito deformable durante el trámite (¿para qué, si allí casi nunca llueve?). Soy nacionalista, sí, y mi patria se llama:
AC/DC
(Where people do dirty deeds dirty cheap. Go down!)

8:47 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Pajarico, yo no sé cual es para usted "la selección". Si se refiere a la catalana, el "debate" ya me dirá usted quien lo inicia. Si quiere jugar y juega, ya no hay debate. El problema es que se lo prohiben. ¿Qué hay que hacer entonces? ¿No hacer nada ?

1:35 a. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

¿Usted no sigue , al menos, la prensa, pajarico?
El problema de las infraestructuras ha empezado un camino de alivio con el pacto de los presupuestos de este año. Gracias a la presión de los partidos "nacionalistas" , cuyo voto era imprescindible para el apoyo de los presupuestos, se ha logrado algo tan simple como CUMPLIR LA LEY. Una ley orgánica, como el Estatut, que el año pasado fue aprobada en el Congreso y que ya el primer año fue saltada a la torera. A pesar que el concepto de infraestructura todavía no incluye ni Sanidad ni Educación y a pesar que Cataluña no participa apenas del Fondo de Suficiencia, este año se reconoce (por parte del gobierno amigo) la estafa del año anterior y se presupuesta una inversión inspirada en la participación sobre el Pib, y sólo por siete años (que incluyen el Ave que viene de Madrid).
Todo este debate sobre qué hacer con nuestro dinero y , sin renunciar a la solidaridad, cubre parte del desierto inversor de las últimas décadas y que ha situado las inversiones y empresas del Estado a nivel de vergüenza, sería innecesario no ya con la independencia, sino con algo tan simple como los convenios vasco y navarro. Pero claro, eso sería ser muy "nacionalista" y sería "perder el tiempo". Y que sí, que fallos e ineficiencias tienen todos los gobiernos, pero los presupuestos anteriores eran una estafa.Y suerte de los "nacionalistas" , sino seguiríamos igual o peor.

10:36 a. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Querido Ivo,
El nacionalismo es la patria de los mediocres que refugian su mesocracia en la bandera (ya lo decía la ínclita banda Polla Records: un patriota, un idiota). Los políticos nacionalistas utilizan un sentimiento legítimo de pertenencia a un lugar para explotarlo en su propio interés y cobrando, por supuesto, como tanto bufón lameculos Rubianes, Joel Joan, Mikimoto, etc...). No hay una ideología más rancia y antiliberal que el nacionalismo, que es una cosa del siglo XIX. Pregúntense ustedes porqué ETA no atenta en Francia donde Iparralde no tiene ningún tipo de autonomía y si en España donde Hemoalde es casi un estado federal. A estas alturas todo el mundo sabe que el nacionalismo es equiparable a todas esas perniciosas ideologías como el comunismo, el fascismo o el socialismo en las que el individuo se somete al bien común, es decir, al pueblo. Y es que los extremos se tocan, como decía Aristóteles, y podemos ver cada día en Euskadi o Cataluña. En el fondo, detrás de cada nacionalista hay un racista de tomo y lomo. El mensaje es: queremos la independencia porque somos diferentes (ya no mencionan lo de los derechos culturales o políticos porque ya están plenamente garantizados), pero somos diferentes porque somos mejores. Luego viene eso del RH negativo y las declaraciones de Heribert Barrera o la Ferrusola. En definitiva, es puro fascismo. Y para el que se declara independentista, decirle que aunque Cataluña sea independiente (lo dudo porque es un sentir minoritario en la sociedad civil), las cosas no cambiarán porque somos como todo el mundo. Así que olvídese del paraíso en la tierra que nos prometen tan alegemente toda esa chusma de políticos vividores que lo único que hacen es subirse el sueldo por encima del IPC.
Mis más cordiales saludos,

PD: por cierto, para todos aquellos convencidos republicanos que no lo sepan, una República es muchísimo más cara que la Monarquía. No es más que cambiar unos por otros, y probablemente con menor formación y menor sentido del estado. Para eso prefiero un estado presidencialista como EEUU donde el Presidente del Gobierno es asimismo Jefe de Estado. Pero en España, eso podría ser peligroso. Y por último, tiene Vd. razón. Obviamente no soy nacionalista catalán, pero ello no implica que me guste Acebes o Zaplana y su estrecha visión de la nación española. Eso sí, que no hablen de pueblos reprimidos, porque no existe un país en el mundo más descentralizado que España. NI siquiera la tan cacareada Suiza.



PD: Gran corrida el domingo en la Monumental. Concurrencia más elegante que la del Liceo. Grandes diestros, Comportamiento ejemplar de la afición

1:51 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Nadie ha dicho que yo recuerde que Cataluña independiente sería un paraiso, pero hay argumentos sólidos, o al menos defendibles, para decir que sería mejor que una Cataluña dependiente.
En lo de la descentralización, según se mire. Hace poco salió publicado un estudio internacional al respecto que no le daba a usted la razón en absoluto.
Sí comparto la idea que no es un sentir mayoritario, pero la propuesta independentista, que pasa por un referéndum, estriba en convencer a la gente a votar el proyecto, no a imponerlo a nadie.
¿Qué significa además la independencia en la era de internet, de la libertad de movimiento de capitales, personas y mercancías en la UE? Pues significa participar igual en el proyecto de Unión Europea, pero Cataluña gobernándose a sí misma sin pasar por Madrid, con quien no veo porque no puede mantenerse una escelente relación. Hablo siempre desde el voto afirmativo en un referéndum. Si no, no tiene ningún sentido.
Lo de los nacionalismos, el RH y demás , sin comentarios. A mí no me parece mal que Cataluña pertenezca o forme parte del España, pero preferiría que se gobernara a sí misma. No veo el nacionalismo por ningún sitio.
Y en cuanto a "Polònia", allí se meten - con mucha gracia - con todo el munco. No cro que sea el caso del Sr.Espada o del Sr.Caja, por ejemplo.
Excelente corrida, sí. La gran faena del Sr.Rincón compensó una tarde mediocre del maestro Tomás.

2:23 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

No estoy de acuerdo con lo de José Tomás. Estuvo elegante en su quietud, casi místico. Nunca vi un torero igual. Es sintomático que la afición no pida música durante el tercer tercio. Está claramente por encima de todos. Eso sí, no estuvo afortunado con la espada. Lástima. Pero me quedo con sus naturales, sus pases de pecho y sus gaoneras. César Rincón con su maestría y su veteranía, y Serafín con su gallardía y arrojo estuvieron también torerísimos, como dicen en México. Si todas las corridas fueran como la del pasado domingo, la plaza se llenaría siemmpre.
Mis más cordiales saludos,

4:08 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Me alegra que esté de acuerdo en todo lo demás, jajajajaja

Cordiales saludos

4:47 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

El pterosauro, abundantísimo en toda la Tierra, dominó el cielo durante 70.000.000 de años. Luego compartió 70.000.000 de años más con los pájaros y luego se extinguió.
Bebamos pues,como insignificantes, sin ningún remordimiento.

11:10 p. m.  
Anonymous Carod Vigila ha dicho...

Santa Razón.
Racismo puro y duro, no hay más.
Significativo es ese odio que le profesa el talibán de Jiménez Losantos (maoista de jovencito) a la Monarquía.
Igualico que los gerundenses quemafotos.
Tan boineros, cortos de entendederas, beatones y ávidos de sed de venganza como el enano maligno de la COPE.
La misma basura (los extremos e tocan.
La novelista y poeta uruguaya Cristina Peri Rossi ha sido despedida de Una nit a la Terra, el programa de radio en el que trabajaba.
Responsable: un manual de estilo para los medios públicos catalanes donde se castiga la expresión en castellano.
Llámenle "discriminación positiva",
yo le llamo segregación.

4:45 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Para que quede claro lo que voy a decir y no se me tiren encima, les diré que si alguien me ofrece por la calle o donde sea estampar mi firma y mi DNI para solicitar la readmisión de la señora Peri Rossi, puede contar conmigo desde ahora.
Dicho esto : ¿Cómo es posible llevar 35 años en Barcelona y no poder conversar en catalán? Es un período de tiempo mayor que la vida de muchos de los que escriben aquí. ¿Cómo es posible, llegando además , como llegó, en un momento de prohiciones y reivindicaciones? ¿Cómo es posible, con su nivel intelectual y cultural, rodeada de catalanohablantes por todas partes? ¿Quizá porque estos no le hablaron nunca en catalán y así dificultaron su aprendizaje? ¿Cómo es posible que, aunque sea con algunas incorrecciones y un acento deficiente, se niegue - después de 35 años - a intentarlo, a hablarlo ni aunque sea mezclándolo? ¿No tiene esa actitud algo tambien despectivo? ¿Es acaso tonta? Es evidente que no.

Les diré dos cosas :

.- Este verano estuve 15 días en un pueblo de Orense y les aseguro que con 15 más me hubiera defendido en gallego más que bien. La misma sensación tengo en italiano o portugués. El vasco sería en este sentido caso aparte por su dificultad.

.- Prueben si son bilingües y viven en Barcelona, a nivel de experimento , de vivir un mes sólo en castellano y verán que no tienen ninguna dificultad.

.- Al mes siguiente, prueben lo mismo en catalán. En todas partes, por teléfono , en lugares públicos y privados.

Y diganme luego si es este un territorio bilingüe. Y qué harían si quisieran que lo fuera en el futuro.

Y en cuanto al caso de la señora Rossi, que sepan los que lo han perpetrado que con este estilo y actitud perjudican no sólo a los demás sino a sus propios intereses, si al menos en su finalidad y no en su método puedan tener algo de legítimos.

Mi firma cuando me la pidan.

I Cristina, a veure si espabiles !

8:15 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

al último anónimo le diría que tiene razón. Es muy posible que dicha escritora no haya hecho ningún esfuerzo en aprender catalán o que tenga muchísimas dificultades en aprenderlo. Pero la pregunta es: ¿Por qué tiene que aprenderlo? En todo caso, es un problema suyo el no querer aprender la lengua de donde vive. De todos modos he leído que entiende y lee el catalán, pero que se expresa mejor en español porque no tiene fluidez en catalán. Dicho esto, ¿qué es más importante, la lengua -la forma- o que comunique sus ideas -el fondo o contenido-?
Únicamente sé que poder conocer y hablar dos lenguas es una riqueza que se debería potenciar, sin excluir ninguna de las dos. Como bien ha dicho alguien antes que yo, los extremos se tocan, y yo añado, se autoexcluyen...

1:56 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Soy el anónimo de antes y me reafirmo en mi ofrecimiento.
Pero ¿a alguien se le ocurriría pasar 35 años en Lisboa y no hablar portugués? Técnicamente y según la ocupación (y leyendo y entendiendo) es posible. Tambien hay ingleses o alemanes que llevan décadas en la Costa del Sol o en Mallorca y apenas hablan español ni nada.
E insisto en que , si consideramos el catalán un patrimonio en retroceso ante la tercera lengua del mundo, el hecho que , ante la abrumadora mayoría de medios de comunicación en castellano en Cataluña,la rasiotelevidión pública sea en catalán a mi me parece bien. Ahora bien, llevar el asunto tan a rajatabla, pues no. De todas formas, hay muchos invitados que se expresan en castellano en TV3 en debates y demás.
Y tambien me parece bien que si quieres trabajar o colaborar durante años en la televisión gallega pues tengas que aprender gallego. Que te den un tiempo, pero a aprender. ¿Qué tiene eso de malo?

8:53 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

UN DOCE DE OCTUBRE MUY CALIENTE

Se prepara una quema masiva de fotos del Rey el Día de la Hispanidad

http://elsemanaldigital.com/arts/73812.asp?tt=

Quemada masiva de simbología independentista el 12 O en Valencia

http://www.esp2000.org/forum/forum_entry.php?id=138833&page=0&category=all&order=time

2:27 a. m.  
Anonymous Torcuato Suárez Peñafiel ha dicho...

Muy buenos días,

hombre, tanto como masiva...
Masiva será la cantidad de fotos que impriman (la de dinero que se dejan en fotocopias los muy gilipollas), pero a nivel de asistencia, cuatro fanáticos talibanes.

Penoso lo de Valencia.
Yo emplearía el fuego para cocinar una buena paella.

Último discurso de Don Juan Carlos I:

Generar, preservar y transmitir el conocimiento, constituyen los tres vértices esenciales de la Institución Universitaria.

Asegurar la formación intelectual y científica de los estudiantes, hacer de ellos profesionales responsables y competentes, así como promover la tarea investigadora, siguen siendo las misiones básicas que nuestra sociedad espera de su Universidad.

Como elemento generador de capital humano y dinamizador, la Universidad es un factor decisivo para el florecimiento intelectual de la sociedad, para el crecimiento de toda economía abierta, moderna y competitiva.

Pero, también, lo es para formar jóvenes comprometidos con los valores de la convivencia democrática, del entendimiento y del respeto mutuo de la tolerancia y de la libertad.

Hoy la Universidad redobla sus esfuerzos, no sólo para alcanzar nuevos logros científicos, culturales, económicos y sociales, sino para estimular sus actividades de cooperación internacional, de integración y de solidaridad.

También trabaja con tesón para favorecer el conocimiento de otras lenguas y culturas, así como de nuestro entorno internacional, especialmente europeo, del que depende nuestro bienestar cotidiano cada día más.

Valores que han determinado el más largo período de estabilidad y prosperidad en democracia vividos por España, en el marco del modelo de Monarquía parlamentaria que sustenta nuestra Constitución.

¡Viva el Rey que lo único que quema son habanos de la mejor calidad!

¡El dirigente más querido por todos los españoles (castellanos, levantinos, catalanes, andaluces, vascos, cántabros, navarros, gallegos, extremeños y asturianos)!

¡Nobleza obliga!

12:26 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Seguro que lo ha escrito él.
Pobre hombre, si las pocas veces que habla sin leer lo que le escriben los demás, queda como lo que es : un tontet. Y la pánfila de la Reina, su majestad ¿Qué tipo de bragas ddebe llevar?

10:06 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal