lunes, octubre 29, 2007

La risa asesina



Hace unos meses me llamó la atención (la verdad es que sólo leo detalladamente la sección deportiva de un diario matutino que se edita en Madrid: quién tuviera a mano una edición española de un diario de deportes como La Gazzetta dello Sport o L’Equipe, aunque estuviera escrito en aranés) la siguiente noticia:

Dos payasos que participaban en una función de circo en la ciudad colombiana de Cúcuta, fronteriza con Venezuela, fueron asesinados hoy a tiros por un desconocido, informaron las autoridades locales. Las víctimas, que trabajaban para "El Circo del Sol", situado en un barrio popular de Cúcuta, capital del departamento de Norte de Santander, presentaban un número ante una veintena de personas cuando un hombre saltó a la arena y les disparó, dijo el coronel José Humberto Henao, jefe de la Policía departamental.

Está claro que la profesión de payaso es una de las más peligrosas del mundo y que la Seguridad Social debería tenerlo en cuenta a la hora de las pensiones.
Sino que se lo digan a uno de nuestros mejores bufones, el Falstaff catalán, Albert Boadella, al que durante una durísima campaña de desprestigio y boicot civil, condenándolo a la muerte civil, se le han dedicado perlas como esta:

"Si tuviera que escoger entre salvar la vida de un animal o de un ser humano, empezaría por el segundo. Únicamente tendría dudas en alterar el orden prioritario si el ser humano fuera Boadella." (Remigi Casas, El Periódico de Catalunya.)

Boadella ha decidido no actuar más en tierras catalanas (ignoro si ello incluye "todos los países catalanes"), por lo que la desertización de la península ibérica continúa a pasos agigantados.

Ya el gran Juan Benet decía que la literatura debe ser siempre maldita, es decir, estar contra el poder.

Y el payaso, el bufón, el clown lo ha hecho desde hace miles de años.
Siguiendo la afirmación de Henry Bergson de que fuera de lo que es propiamente humano no hay nada cómico, lo que busca un payaso es provocar la risa, hacer emerger nuestras sensaciones y emociones.

El payaso siempre pone en evidencia al poderoso.

En la China antigua los emperadores contaban siempre con un bufón de la corte, que con gran libertad criticaba todo lo que el monarca ordenaba.
Hoy en día ello es imposible.
Nuestros dirigentes no saben lo que es el humor.

Al intentar superar sus fracasos, siempre con la vulnerabilidad a flor de piel, el payaso nos hace reflexionar sobre el estado del mundo.
Es un niño que sólo desea que los demás lo acepten, ser como ellos, no tiene ningún sentido del ridículo y es completamente espontáneo.
Y al actuar frente a nosotros nos sirve de espejo y saca a la luz, siempre con humor, todas nuestras miserias.

Y, además, médicamente está demostrado que los beneficios físicos de la risa son múltiples: pone en movimiento el diafragma, aumenta la capacidad pulmonar, fortalece el corazón, tonifica los músculos (con una carcajada se activan los cuatrocientos músculos del rostro), aumenta el riego sanguíneo, facilita la digestión…

Y además airea el cerebro, que por estos lares a más de uno le iría muy bien.

Maximilian von Czernowitz

PD. Creo que el homenaje de Ramón de España en El Periódico habla por sí sólo…

Decía Thomas Bernhard que el ser humano se debate entre las ganas de participar en la sociedad y el deseo de que le dejen en paz.

Albert Boadella eligió la primera opción, y como lo que decía no coincidía con el discurso general del territorio - es decir, el nacionalismo obligatorio o, por usar un eufemismo, el catalanismo transversal- generó una hostilidad exagerada y ruin hacia su persona de tal calibre que le ha llevado a tomar la decisión de no volver a actuar con su grupo teatral, Els Joglars, en Catalunya.

Creo que pocos como él pueden dar fe de la escasa tolerancia catalana hacia la figura del disidente, tan apreciada en otras culturas como vilipendiada entre nosotros.

Boadella acaba de publicar el libro con el que ganó el premio Espasa de este año, un ensayo autobiográfico en el que se alternan sus a menudo hilarantes batallas contra los nacionalistas con los testimonios de amor a su esposa, y que preveo que no solo será comprado por los que le tenemos aprecio, sino también por quienes le detestan, pues de todos es sabido el masoquismo de los nacionalistas y su afición a cogerse berrinches ante cualquier opinión que no es de su agrado.

Adiós, Cataluña reúne las, a mi entender, lúcidas reflexiones del señor Boadella sobre la Catalunya presente y reciente, y lo hace en un tono jocoso que es muy de agradecer.

¿Tesis principal?
La de que la acción pujolista fabricó el país que tenemos con la omisión, o acomplejada complicidad, de los socialistas, a los que el autor, quedándose corto, describe como una pandilla de pusilánimes.

Adiós, Cataluña podría ser un libro amargo, fruto del resentimiento de alguien que, como el propio Boadella reconoce, ha perdido la batalla contra lo que considera una monumental insensatez seudo-patriótica, pero no lo es gracias a un tono humorístico y displicente de gran eficacia ofensiva.

Respiren tranquilos nuestros buenos burgueses nacionalistas porque ya hay en Catalunya un disidente menos.

Y que no les quite el sueño la evidencia de que cuando a Boadella lo encarcelaba el franquismo (La torna) o le amenazaba Fuerza Nueva (Teledeum), ellos se conformaban con bailar sardanas, comprar discos de Raimon y suscribir a sus hijos a Cavall Fort.


18 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Boadella criticó duramente al gobierno socialista por no ser capaz de enviar el Ejército a Cataluña ante la amenaza de secesión que suponía el Estatut. Todo un demócrata , qué duda cabe.

9:10 p. m.  
Anonymous Tyler Durden ha dicho...

Este Boadella es más fenicio que nadie. Ya no sabe cómo vender sus obras, cómo venderse él mismo. Siempre perseguido, siempre defenestrado, pobrecillo artista sin mecenas (eso si, fotos con la Aguirre que no falten. Y columnas en el ABC...en el ABC de los militares y los curas de toda la vida!!!), víctima de los fascismos totalitarios periféricos. Cuando vendía tocar los cojones a lo militares, él a tocarlos. Cuando vendía joder a la Iglesia, él a joder. Ahora, desde hace años, lo que da dinero es meterse con los jemeres rojos catalanes. Y él, siempre atento, siempre con la cartera preparada, com el Pujolet a quien tanto ama y que tanto -tanto- rédito le ha dado, a meterse. El primero. El number one. Que se retire de una puta vez y que acepte que desde hace años no hace nada digno, que está acabado y que por eso la gente no va a ver sus espectáculos. Y, sobretodo, basta ya de lamentarse y lloriquear !!!

10:39 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

El otro dia estuve tocando com mi banda en un festival en Valencia. El dia siguiente a nuestro concierto y de camino a la sala donede se iban a celebrar las actuaciones del dia paramos a comer en un Burger King. Era sábado por la noche, en un poligono de las afueras y la oferta de restauración no era mucho mas extensa. En la cola de pedidos nos mirábamos y apenas podíamos contener la risa. Un chaval de poco menos de 20 años esperaba su turno ataviado como un rapero de lo mas malo malísimo; gorra y camisa de beisbol, bambas de astronauta, gorra de lado, anillos y cadenas de oro, vamos, el equipo completo. Solo una cosa fallaba, su constitución física y su rostro hacían que a su lado los teletubbies parecieran una cuadrilla de boxeadores ex-legionarios yonkis. Simplemente ese chaval no teía el físico para ejercer de papichulo.
Con Boadella pasa algo parecido. Cuando Els Joglars fueron encarcelados tras el consejo de guerra de "La Torna", el se escapó de la carcel dejando a sus compañeros con el culo al aire. Su antiguo archienemigo Jordi Pujol, cuyo ideario no comparto, por el contrario cumplió condena y no perjudico a ninguno de los suyos. Mas tarde estos mismos compañeros descubrieron que "La Torna", creada por todos ellos en régimen de comuna, habia sido registrada por Boadella que, como vulgarmente se dice, se lo estaba llevando muerto. En las primeras elecciones ganadas por el tripartito, Boadella apoyó a PSC, que tenía exactamente el mismo discurso que ahora, almenos en cuanto a lo que a nacionalismo se refiere. Tras la victoria electoral, a la vista que su "que hay de lo mio" no daba frutos decidió que el nuevo supervillano iba a ser el esclavizador nacionalismo catalán y se unió a la plataforma Ciutadans de Catalunya. Ahora dice que se va porque los poderes fácticos de Catalunya lo persiguen, porqué nadie lo contrata y cuatro niñatos lo insultan por la calle. Como siempre se pone en un estrato superior al resto de los mortales y desde su posición de martir pretende dar lecciones de moral. Pero, visto su curriculum, para dar lecciones de moral, señor Boadella, a usted le falta el físico.

Emil Papucisky

11:41 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hay que ver cuánto odio genera Boadella. ¿Será que toca la fibra sensible de los nazionalistas? En fin, no voy a entrar en esto. A mi sus obras de teatro me gustan lo justo, es decir, para pasar un buen rato. Es un poco histriónico, pero tiene su gracia. Pero bueno, tampoco nada del otro mundo.

En definitiva, yo escribía más bien para demandar al excelso Ivo von Menzel, un prolijo artículo sobre el rostro más bello del mundo ye-yé. Me estoy refiriendo, claro está, a su compañera musical Cecilia Bayo. Sus facciones de hechuras helénicas me tienen hechizado. Qué armonía, qué belleza serena, qué expresión de inteligencia viva, esa mirada delicuescente... Explíquenos, por favor, a qué dedica el tiempo libre la señorita Bayo, sus aficiones, cuál es la música que baila con los ojos cerrados, su perfume favorito, ¿playa o montaña?, sus gustos gastronómicos, sus escritores y pintores favoritos, su ciudad ideal, ¿vino o cerveza?. No puedo comprender la pasividad que ha mantenido hasta la fecha al respecto. Pero no puede usted ocultarlo por más tiempo.
En fin, sé que es un amor imposible porque uno ya tiene la vida hecha y no me arrepiento en absoluto, pero tengo una cierta nostalgia de no haber tenido una novia ye-yé como ella. Bueno, también me hubiera gustado tener una novia francesa que me cantara las melodías de Bardot o Gall, y una brasileña que me cantara bossanova... pero bueno, tampoco me puedo quejar. Esa es mi petición que espero recoja con una inclinación de cabeza.
Ya sabe que sólo le deseo lo mejor a usted y a los suyos. Espero no haber ofendido a nadie. No es mi intención...
Mis más cordiales saludos,

12:13 a. m.  
Blogger Ivo von Menzel ha dicho...

Muy buenos días,
toda una declaración de amor la del último comentario.
Haré cuanto esté en mi mano para satisfacer su petición.
Eso sí, dentro de los infranqueables límites de la corrección, el buen gusto, la urbanidad y la discreción.
La Sra. Bayo hace ya tiempo que vive en pareja (persona a la que aprecio y tengo en mucha estima).
Respecto a su tiempo libre, fuera del que dedica a ensayar o actuar con Los Soberanos, poco puedo decirle.
Cecilia, como toda dama que se precie, es todo discreción en cuanto a su privacidad se refiere.
Me consta que es una gran viajera y muy amiga de museos y exposiciones.
Ni vino, ni cerveza (en eso si puedo ayudarle).
Whisky a palo seco (ocasionalmente alguna copa de tinto con las comidas).
Se hará lo que se pueda, le agradezco el valiente gesto, igual abro la veda y escribo una semblanza de todos y cada uno de los componentes soberanos.

Cordiales saludos,

Ivo

9:45 a. m.  
Blogger Ivo von Menzel ha dicho...

Pero hombre de Dios,
¿qué se os había perdido en un Burger de un "polígano"?
Antes prescindo de comer o cojo la furgona y me recorro media Valencia.
Esa bazofia si que es nociva para el físico.
Recuerdo una vez que pisé uno (instado por una de las coristas del grupo)sito en Cerdanyola o Ripollet y la depresión y los retortijones me duraron una semana.
Tres sesiones hamburgueseras más y a la caja.
Puro veneno.

Saludos cordiales,

Ivo

9:51 a. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

La otra opción era el McDonalds, ya te digo que la sala estaba en un polígono y eso era lo que había, que te crees, que iba henchido de gozo? Y para contestar al pajero de arriba, al menos por lo que a mi respecta, mi desprecio a Boadella no está motivado por su no nacionalismo, cada uno puede ser lo que quiera. Ya he dicho muchas veces que yo tampoco soy nacionalista, pero de verdad, es por su egocentrismo, su comportamiento rastrero y su deje de superioridad.

11:01 a. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

¿Creeis que el país que dibuja Boadella se corresponde con la realidad? Leer esto, por favor.

"Siento Cataluña tan lejana como Birmania"
x Carmen Méndez. Madrid en Expansión.com

Está harto de lo que él llama la “entronización del cateto nacionalista”. Albert Boadella se despide de Cataluña, cansado del “feudalismo regional”, con un ensayo feroz y sarcástico, como no podía ser menos en un digno heredero de Aristófanes.

- ¿Le molesta que le llamen Alberto?
- En absoluto.

- Como a Carod-Rovira le enfada que le llamen José Luis...
- Contentísimo. Llámeme como le plazca. Mi familia francesa me llama Albegtó...

Sonríe Boadella (Albert o Alberto, como les plazca), un ácrata conservador que presenta hoy Adiós Cataluña en Cataluña, un ensayo en el que se despide de “la lucha contra una tribu encerrada en la endogamia y la paranoia”. Pero lo hace en un barco en alta mar, en aguas españolas, para no pisar tierra catalana, a varias millas de la Barcelona que lo vio nacer en 1943.

Ayer, el autor y director teatral presentaba en Madrid la personalísima crónica de amor y de guerra con la que ha ganado el premio Espasa de Ensayo, en la que explica por qué a sus 64 años rompe del todo con aquel joven que sentía escalofríos al oír Els Segadors, cuando aún creía que ser catalán era lo mejor que podía ocurrirle a cualquier habitante del planeta.

Volverse en contra de la tribu se paga, pero compensa, dice. “No hay vuelta atrás; mi adiós es definitivo. Colocar Cataluña a la misma altura que Birmania en mis sentimientos ha sido una liberación”.

Pero de las guerras no se suele salir indemne. Incluso te puede herir eso que llaman “fuego amigo” y acabar siendo un daño colateral de los tuyos. “Las peores heridas han sido las de la quinta columna, cuando el desprecio y el rechazo al traidor a la tribu, que soy yo, se introdujo en el círculo de las amistades, de ciertos ambientes familiares, incluso de mi propio entorno profesional”.

Los que callan
En esta pública despedida, Boadella dice adiós a Cataluña, a las instituciones, a la política, pero también a una ciudadanía que no ha estado a la altura de las circunstancias, según él. “Hay una responsabilidad en la sociedad civil catalana: la minoría por acción; quemar retratos, por ejemplo, es propio de la insensatez de la juventud, pero la mayoría por omisión”. Cree que muchos catalanes se han amparado “emocional y patrimonialmente en un territorio abonado por unos estafadores especializados en falsificaciones sentimentales, y no se han atrevido a decir no”.

Boadella no se muestra nada optimista sobre el futuro, con “un Gobierno central débil, que sólo ofrece premios a la natalidad, y un presidente catalán, José Montilla, que ha actuado con la ferocidad del converso”. “España ha perdido Cataluña”, afirma con pesimismo. “Los catalanes no volverán a tener un sentimiento de interés por España”.

¿Qué queda? El exilio o el autoexilio dentro del territorio. Boadella pasa muchas temporadas en el sur de Francia, y mantiene su masía del siglo XVI en el Bajo Ampurdán. Allí está cuando trabaja con Els Joglars. “Tengo una empresa como el que tiene una compañía de calcetines en Taiwán, pero no vende ni uno allí. En Cataluña he sido colocado en el apartado de muertos civiles”.

Tributo de vasallaje

Sostiene Boadella que el mundo de la cultura y el arte han caído peligrosamente en manos de las instituciones políticas. “Lo peor en la cultura es pagar un tributo de vasallaje. La mayor parte de los creadores prefiere la fantasía a la realidad”.

Y una de las realidades recientes ha sido la Feria de Fráncfort y la presencia de escritores catalanes que escriben en catalán. “Lo de Fráncfort ha sido una aquelarre provinciano. Han ido a mostrar que no tenemos nada que ver con España, que no bailamos flamenco ni pasadobles, en vez de hacer una demostración de buena literatura, que es lo que conviene, porque, por supuesto, el mayor rasgo diferencial de Cataluña es su bilingüismo”. Y afina más aún: “Ha sido un show para que unos cuantos mamones del establishment catalán hayan vivido durante un año de preparativos”.

Adiós a Cataluña, a la política. Desvinculado del partido Ciutatans, muestra todas sus simpatías por el nuevo partido que lidera Rosa Díez. Pero siempre queda el teatro. Y a él volverá en breve. ¿Podría ser el presidente Zapatero un personaje como el de su famoso Ubú president? “Él no aporta mucho –reflexiona–. Pero como todos los personajes que tienen cierta mediocridad puede llegar a ser muy perverso”.

En el amor como en la guerra

Cuando tenía 12 años, Albert Boadella ganó en Francia el que hasta ahora era su único galardón literario, a pesar de que tiene numerosos premios teatrales, incluso taurinos: hizo una redacción lírica y cursi sobre unos jardines que hay junto al Pont Neuf, de París. “Les fastidió que ganara un esmirriado niño español que venía de una dictadura del sur”. El chiquillo creció y juntó una ‘banda’ provocadora y divertida llamada Els Joglars, responsable de algunos de los montajes teatrales más ingeniosos de los últimos 40 años. A punto de ser juzgado por un Consejo de Guerra, protagonizó en 1977 una fuga tan sonada como la del Lute.

Este profesional de la disidencia tiene dos obsesiones: una es su enome atracción por la mujer, y la otra su lucha por lograr su espacio de libertad. Amor y guerra. Pero no la pamplina del haz el amor y no la guerra de Mayo del 68, “una revolución de niños bien alimentados” de la que nació una generación de ‘progres’ muy desdichada, según Boadella.

El amor y la guerra son los pilares de las páginas de Adiós Cataluña, donde quedan aprehendidos, con mucho sentido del humor, los jirones de su lucha “contra la tribu”. Aquí se repasa la ‘cosa pública’, el teatro, el arte, pero también “la lenta decepción, el descubrimiento del fraude y la mística represora del nacionalismo”. También es un libro de una ternura sorprendente, una historia de amor de 32 años con su mujer, la pintora Dolors Caminals, que va de la euforia a la plácidez, de la excitación a la armonía, “una historia clásica, en la que nos hemos guardado una fidelidad histérica y hemos sido fanáticos el uno del otro”.


--------------------------------------------------------------------------------
Boadella: "Catalunya va camino de la secesión, pero no la liderará ERC"
El dramaturgo ataca a la clase política catalana en su nuevo libro, galardonado con el Premio Espasa de Ensayo

Madrid. (EFE).- El dramaturgo Albert Boadella, director de la compañía "Els Joglars", cree que Cataluña "va camino de la secesión, como lo va también el País Vasco", aunque, en su opinión, "no será Esquerra Republicana quien liderará ese proceso" en la comunidad catalana. "Hay una secesión por delante, y yo la veo irreversible", ha asegurado hoy Boadella en una entrevista con Efe, en la que ha hablado de su nuevo libro, 'Adiós Cataluña. Crónica de amor y de guerra', una obra que mereció el Premio Espasa de Ensayo y en la que ataca con crudeza a los políticos catalanes, sean nacionalistas o no, y, en líneas generales, no deja títere con cabeza.
Sonriente y relajado, a pesar de que le esperan por delante días de entrevistas y presentaciones, Boadella afirma que en Catalunya "está muy instalada la idea del revanchismo frente a España" y hay "una paranoia importante" en ese sentido, que afecta a varias generaciones.

"Hay una juventud catalana que ya ha vivido bajo ese clima, y es muy difícil recomponer lo que sería el sentido familiar español", asevera Boadella, que utiliza el término "epidemia" para describir lo que sucede en Cataluña, porque "los pueblos enferman igual que las personas". "Lo que le pasa a un individuo le ocurre a un colectivo. Si no, no nos podríamos explicar el nacionalsocialismo alemán en un territorio tan culto y extraordinario como era Alemania", subraya este dramaturgo, quien, "con toda tranquilidad", asegura que "Catalunya está enferma", y por eso él entona su particular adiós a su tierra y no quiere tener "ningún contacto" con sus conciudadanos.

Boadella (Barcelona, 1943) mantiene un duro enfrentamiento con los nacionalistas desde hace años, y son bien conocidas sus críticas hacia Jordi Pujol, ex presidente de la Generalitat y "máximo responsable de todo lo que ha pasado en Catalunya". "En el fondo siempre ha sentido un enorme resentimiento hacia España", asegura el dramaturgo, que no soporta oír decir que "Pujol es un hombre de estado". Pero el escritor cree que, en "esa epidemia", "la ciudadanía tiene una enorme responsabilidad. Unos pocos por acción y los más por omisión, por silencio".

Cuando alguien no comparte "los principios fundamentales de la tribu, automáticamente está marginado", como le ha sucedido a él, que poco a poco ha visto cómo el pueblo catalán le ha ido dando "la espalda" a Els Joglars. Boadella había decidido que Cataluña fuera para él "como Birmania", pero su "espíritu guerrero" lo llevó a impulsar el partido Ciutadans de Catalunya, con la intención de "estimular" a esos ciudadanos catalanes" que no forman parte de la "tribu nacionalista y que están un poco al margen del sistema". Este partido "logró meter tres diputados en el Parlamento catalán", aunque Boadella se ha desvinculado de él y ya no se hace "responsable ni de los aciertos ni de los errores".

La "era Pujol" fue "muy negativa" para Catalunya, pero el dramaturgo tampoco está de acuerdo con lo que hicieron después los socialistas, ni bajo el mandato de Pasqual Maragall, "un hombre de mente poco precisa", ni bajo el del actual presidente, José Montilla, que, en su opinión, "ha actuado con la ferocidad del converso", porque ha nacido fuera de Cataluña y "debería tener un sentido de lo español mucho más arraigado".

Boadella cree que los incidentes protagonizados por grupos de jóvenes en Catalunya, que quemaron retratos del rey Juan Carlos, "son propios de la juventud, y cuando uno es joven puede quemar lo que sea, porque está dentro de la insensatez propia de la edad". Pero el dramaturgo catalán está en desacuerdo con que ese tipo de actuaciones se aproveche "para volver de nuevo a poner en tela de juicio al Estado", y recuerda que Catalunya, "en todo caso, no es especialmente monárquica. La República es como una especie de utopía para los catalanes.

1:52 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Ha conseguido lo que quería. Estar en nómina y subvención de la Espe.
Demasiadas obras basadas en el talento de un solo actor (Pla, Pujo, Dalí) y refritos de las mismas. Su tiempo pasó y está rebotado. Pensó que con los progres llegaría su momento de pasta y tampoco fue así.

Además, yo no creo que la gente sea tan imbécil de seguir los "dictado" de no sé exactamebte quien para no ir a ver sus obras (que además, la última le fue muy bien).

1:55 p. m.  
Anonymous Raimon de Espunya ha dicho...

El bufón siempre despierta furibundas reacciones.

Lo mismo que a Boadella (aunque en menor medida) les sucede a tipos como Rubianes o Leo Bassi.

Desabridos e inaguantables fueron Peter Sellers, W.C. Fields, Keaton o el mismísimo Chaplin (aquel que se dedica a hacer reír no suele caer en gracia, normalmente son tipos complejos, torturados y aburridísimos en su devenir diario).

A Boadella hay que sumarle (fuera de lo egocéntrico que pueda ser, la gran mayoría de actores pecan de vanidosos, inmodestos y endiosados, suele ir con la profesión) su disidencia.

Nuestro terruño no perdona la desaveniencia.

Y menos de alguien que durante muchos años cantó a voz en grito "Els segadors" y pensaba que ser catalán era único, inimitable, soberbio e intransferible.

Se impone el pensamiento único, no se le ocurra jamás cambiar de opinión porque la más leve transformación de su razonamiento será tomada como alta traición.

Lo más molesto del disidente es que conoce casi todos los secretos de la tribu.
Hay que silenciarlo a toda costa.

A continuación algunas perlas dedicadas a Boadella (no creo que esta animadversión se deba a que el señor Albert sea un ególatra, un rastrero, malactor y peor director, hay algo más).

“Si tuviera que escoger entre salvar la vida de un animal o de un ser humano, empezaría por el segundo. Únicamente tendría dudas en alterar el orden prioritario si el ser humano fuera Boadella.” (Remigi Casas, El Periódico de Catalunya.)

“Son la nueva Falange. Fusilaron tanto como pudieron, enviaron miles al exilio y condenaron al silencio a la gran mayoría. Pues nosotros también queremos exterminarlos. ¡Qué carajo! Divirtámonos hasta morir, que la guerra a cara descubierta quizá ya ha comenzado.” (Oriol Malló, Avui.)

“Arcadi Espada no debe tener el oído muy fino. Yo no grité: Boadella, hijo de puta. Lo que grité fue: Boadella, fill de puta”. (Joan de Sagarra, El País.)

“Después de seguir la actitud del señor Boadella no iremos a ver La Torna; este será nuestro pequeño boicot. Emplazo a la gente que va normalmente al teatro a seguir mi ejemplo.” (Jordi Novell, Avui.)

“Personas indignas como Boadella, amantes de la España una, grande y libre, que se emocionan más escuchando el himno nacional español que Els segadors.” (Rosa María Vives, Diari de Terrassa.)

“Boadella se convierte en bufón tránsfuga y tramposo que solo busca la piedra filosofal que le conviene.” (Rafael Vallbona, El Mundo.)

“Boadella es un miserable, porque siendo catalán, como decimos aquí De puerco y de señor hay que nacer de ello. Yo añadiría que él es, efectivamente, un miserable puerco”. (Joan Lacorte, Diari de Tarragona.)

1:57 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

¿Porqué se ha salido de Ciutadans?
Que Rivera (no el torero, el otro), vaya con cuidado, a ver si le va a acabar dedicando "una obra".

Ya está bien de las "obras" de Boadella , que son un "aquí hay tomate " sobre alguien. A ver si le dedican una a él.

1:58 p. m.  
Anonymous Damien Karras ha dicho...

Fijo, dentro de 10 años, agotado el mercado, el Gran Albert montará una obrilla para mofarse de Espada, Rivera, Carreras, Azúa, Díez o Savater, acusándolos de fascistas, de nazis, de carcas, de aburridos, de provincianos....En fin, lo jodido es que segirá llenándose los bolsillos. El negocio (un negocio como otro cualquiera, bien es verdad. Pero por favor, basta ye de sentirse perseguido y proclamarlo a los cuatro vientos) de ir "a la contra en nombre de la libertad...etc. etc..." Bla, bla, bla. ¿Boadella bufón? Desde luego, pero también buen negociante. La pela es la pela.
Y conste que las banderas me la sudan. Que algunos expriman las neuronas y bsuquen otros motivos a las críticas, a las opiniones...

3:41 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

¿En serio que condiderais "lúcidas reflexiones " los exhabruptos de Boadella ?

Primero el "valiente" libro de Espada sobre el Estatut (un manual de nacionalismo español recalcitrante)y ahora esto.

Por si había alguna duda sobre el posicionamiento de este blog. Son las primeras personas que conozco que tienen esta opinión y las que enseguida califican de nazi a todo el que no piensa como ellos.

4:16 p. m.  
Blogger Ivo von Menzel ha dicho...

Y por si no fuera suficiente, reniegan de sus apellidos catalanes.
¡Unos fascistones nacionalespañolistas de tomo y lomo!
En breve un artículo dedicado a Blas Piñar por su octogésimo noveno cumpleaños(tres años más joven que Carrillo, lo que duran estos señores) y un escrito que cante las excelencias de Franco como guionista (soberbia "Raza").
¿Alguna petición, camarada?

Cara al soul con la corbata puesta, Respect grabó Aretha ayer...

4:35 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Querido,
Cuanta petulancia tanto en el post como en los comentarios.
Salvando el anónimo interesado por la Srta. Cecilia Bayo

¡Qué retaila!

Rete al Sr. Boadella a un duelo de miradas.
;-)

10:42 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

O sea, un país de nazis (no se salva nadie, según él) donde sólo brillan las sabias reflexiones de Boadella. Muy interesante.

10:45 p. m.  
Anonymous Raimon de Espunya ha dicho...

Buenos días,

"Lo de lúcidas reflexiones" aparece en un artículo de Ramón de España, de hecho, a partir de la P.D. se ha transcrito el artículo de este señor aparecido en el Periódico de Catalunya (publicación españolista de ultraderecha).
Otro que es un pedante de mucho cuidado.
¡Y se ha vuelto falangista!

Querido (oighhh),
para ir de sofisticado es requisito indispensable no cometer faltas de ortografía.
retahila con h intercalada.
Siga probando.

Anda que a algunos se os va la pinza que no veas.
¿Qué coño tiene que ver una reflexión sobre la figura del payaso con la tocineta?
Veis enemigos de la patria por todos lados.
¡Enfermos!
¡Miedo da!
Lo mejor del artículo, Peter Sellers en El guateque.
¡Genial!

Cordiales saludos,

10:07 a. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

La gente en Cataluña no va a ver las obras de Boadella porque son todos nacionalistas.Los de Erc, los de Ciu, los del Psc, los de Iu e incluso algunos del PP. Y, por supuesto, el 50% que se abstiene tambien. Y todos persiguen a Boadella por la calle.
Aunque tambien pudiera ser, aventuro - no se me alteren, Ciutadans - que no vayan porque ha dejado de interesar.

11:33 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal